This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Servir en la debilidad

29 de septiembre del 2021 | 2 Corintios 12

Después de la muerte de Juan el Bautista, Jesús se retiró a un lugar solitario, pero la multitud lo siguió allí. A medida que se acercaba la noche, los discípulos expresaron su preocupación. “Este es un lugar apartado y ya se hace tarde”, dijeron. “Despide a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren algo de comer”. Quedaron atónitos por la respuesta de Jesús. “No tiene que irse”, les dijo. “Denles ustedes mismos de comer” (Mateo 14:13–17).

A algunas personas les gusta decir que Dios nunca nos dará lo que no podamos manejar. Pero los que siguen a Cristo a menudo sienten que las circunstancias que enfrentan son abrumadoras. Pablo tuvo algunas experiencias espirituales notables. En los vv. 2–4 incluso habla de visiones, refiriéndose a sí mismo en tercera persona para restar importancia a la experiencia. Pero Pablo también luchó con algo que describe como “una espina me fue clavada en el cuerpo” (v. 7). Esta aflicción no especificada era tan preocupante que Pablo le rogó a Dios tres veces que se la quitara. En cambio, el Señor respondió: “Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad” (v. 9). Pablo se deleitaba en sus debilidades no porque las disfrutara, sino porque Dios las usó para mostrar Su poder.

Pablo cierra su defensa demostrando su autenticidad en dos niveles. Les recuerda a los corintios que Dios había validado su ministerio apostólico mediante “señales, prodigios y milagros” (v. 12). Pero más que esto, Pablo reveló su verdadero carácter al negarse a imitar el egoísmo y la arrogancia de los falsos apóstoles, aunque algunos en Corinto podrían haberlo preferido. “Después de todo, no son los hijos los que deben ahorrar para los padres, sino los padres para los hijos”, explica en el v. 14.

  • El consejo que ha escuchado de amigos bien intencionados es incorrecto. Dios podría darte más de lo que puedes manejar. Pero Dios nunca te dará más de lo que Él puede manejar. No tengas miedo a la debilidad. Cuando eres débil, Él es fuerte.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>