This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Un alarde humilde

27 de septiembre del 2021 | 2 Corintios 10

Hace un tiempo, vi una publicación en Facebook que comenzaba con las letras EMHO. Cuando busqué el significado, descubrí que representa la frase “en mi humilde opinión . . . ”. Sin embargo, he notado que, a menudo, cuando las personas comienzan sus comentarios de esta manera, lo que sigue no parece muy humilde.

Los oponentes de Pablo en Corinto sintieron que tenía un problema de credibilidad. Lo acusaron de ser tímido cuando estaba cara a cara con ellos, pero confiado cuando estaba fuera (v. 1). El verdadero problema fue que fueron superficiales en su evaluación de él. El lenguaje del v. 7 es ambiguo. Podría ser una declaración sobre los propios corintios. Si es así, el apóstol los acusa “ustedes se fijan sólo en la apariencia de las cosas” (RVC). O podría ser un mandato, exigiendo que sus críticos consideren la prueba de su ministerio que estaba claramente a la vista.

El ministerio de Pablo ofreció todas las credenciales que necesitaba: “Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo” (v. 5). Los mismos corintios fueron prueba de la validez de su ministerio (v. 13). Pablo no se jactaba al revisar los hechos de su propio ministerio. Simplemente estaba declarando hechos.

Esos falsos maestros que se opusieron a Pablo afirmaron arrogantemente que él no estaba a la altura de sus estándares. Pero esto se debía a que habían manipulado la escala de calificación a su favor. Se midieron a sí mismos y se compararon consigo mismos (v. 12). El único estándar que realmente cuenta es el estándar de la aprobación de Dios, “porque no es aprobado el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien recomienda el Señor.” (v. 18).

  • Ten cuidado con los maestros que hablan de sí mismos todo el tiempo. Esto suele ser una señal de que alguien está más interesado en sí mismo que en el evangelio. La jactancia, la arrogancia y la intimidación no son marcas de “aquel a quien recomienda el Señor” (v. 18).

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>