This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

La gracia de dar

25 de septiembre del 2021 | 2 Corintios 8

Algunos han criticado a la iglesia por hablar demasiado sobre el dinero. Pero Jesús dejó en claro que nuestra actitud hacia nuestras finanzas es un asunto espiritual. Instó a sus discípulos a acumular tesoros en el cielo, advirtiendo: “Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21).

Pablo llama el dar una “gracia” en el pasaje de hoy. Para el cristiano, dar no es un deber sino un regalo. El apóstol no ordenó a los corintios que participaran en la ofrenda por los creyentes pobres de Jerusalén (v. 8). En cambio, los animó a seguir el ejemplo de los creyentes macedonios, que también eran pobres. Estaban tan ansiosos por compartir que le suplicaron a Pablo (vv. 3–4). Hay una ventaja en la observación de Pablo de que los corintios deben “sobresalir” en la gracia de dar, ya que sobresalen en los otros dones (v. 7). Esto puede sugerir que el compromiso de los corintos de participar en la ofrenda había comenzado a flaquear.

El apóstol quería que los corintios entendieran que la ofrenda no tenía la intención de crear dificultades para los corintios para que otros pudieran ser aliviados. En cambio, la meta era la suficiencia, que hubiera suficiente para todos (v. 14). Esta norma fue establecida por Dios cuando proporcionó maná en el desierto (v. 15; Éxodo 16:18). A Pablo también le preocupaba que el procedimiento para recolectar y distribuir estos fondos fuera correcto. Pablo hizo que los corintios tomaran conciencia de la necesidad, los instó a dar y describió cómo quería que se recaudara el dinero (véase 1 Corintios 16:1–4). Aseguró la responsabilidad enviando el dinero a Jerusalén por medio de representantes autorizados (2 Corintios 8:16–24).

  • Los escándalos financieros recientes que involucran a varias iglesias de alto perfil a menudo se pueden atribuir a prácticas financieras irresponsables. Un enfoque bíblico para el dar incluye generosidad y responsabilidad. La iglesia debe esforzarse “porque procuramos hacer lo correcto, no solo delante del Señor, sino también delante de los demás.” (v. 20).

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>