This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Colaboradores de Dios

23 de septiembre del 2021 | 2 Corintios 6:1–13

Cuando mi hijo Drew era pequeño, tenía una cortadora de césped de juguete. Siempre que cortaba el césped, él se colocaba a unos metros de distancia y empujaba su cortadora de juguete junto a mí. Se lo tomaba muy en serio, a pesar de que su cortacésped nunca cortó una sola hoja.

Pablo se veía a sí mismo como un colaborador de Dios en el ministerio de la reconciliación, pero esto no era un juego de niños. Como embajador de Dios, el apóstol hizo todo lo posible por no dar a nadie razón para desacreditar su ministerio (v. 3). Los falsos superapóstoles que competían por la atención de los corintios se jactaban de sus logros y habilidades. Por otro lado, el resumen de Pablo es una lista de las dificultades sufridas junto con pruebas de la gracia que Dios le dio para soportarlas (vv. 3–10).

Aunque Pablo se consideraba colaborador de Dios en el evangelio, no era un asalariado. A diferencia del jornalero que Jesús criticó en Juan 10:13, que huye porque “no le importan las ovejas”, Pablo sentía un profundo afecto por los corintios. En los vv. 11–13 les suplica de la misma manera que un padre suplicaría a sus hijos.

Aunque algunos de los corintios le habían cerrado el corazón a Pablo, él se negó a responder de la misma manera. Continuó manteniendo su corazón abierto para ellos y se arriesgó a un mayor rechazo si se acercaba a ellos. Pablo pudo hacer esto porque reconoció que la gracia de Dios había creado una ventana de oportunidad que no siempre permanecería abierta. Este fue el momento del favor de Dios. Es la era de la gracia, cuando la salvación se ofrece como un regalo a aquellos que merecen solo la ira. Aquellos que “no reciben su gracia en vano” (v. 1) son aquellos que han sido invitados a recibir este don, pero lo rechazan.

  • La oferta de gracia de Dios no es indefinida. El día de la salvación dará paso al día del juicio. No rechaces Su misericordia e ignores Su gracia. Puede que no tengas otra oportunidad mañana.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>