This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Habitación terrenal

22 de septiembre del 2021 | 2 Corintios 5

Una de las canciones góspel del escritor de himnos del siglo XIX John R. Sweney, comienza así: Golpee nuestras tiendas, ¡la noche ha terminado! / Mira, las sombras una a una / Se desvanecen ante el esplendor que se avecina / Del sol dorado de la mañana.

Quizás Sweney estaba pensando en el pasaje de hoy cuando escribió estas palabras. Pablo, que era un fabricante de tiendas de comercio, llama al cuerpo “esta tienda de campaña en que vivimos se deshace” y asegura a sus lectores que “tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas” (v. 1). El Espíritu Santo que mora en nosotros es la garantía de Dios de esta promesa (v. 5). Él llama al Espíritu una “garantía”, un término griego que aparece en los escritos contemporáneos para referirse al depósito pagado por adelantado a alguien para mostrar que el resto vendrá.

Esta certeza le dio confianza a Pablo cuando se desesperaba de la vida porque significaba que lo peor que podría suceder solo lo llevaría a la gloriosa presencia del Señor. Aunque no estaba ansioso por morir, la preferencia de Pablo era ausentarse “de este cuerpo y vivir junto al Señor” (v. 8). Con tanta esperanza, ¿por qué querría Pablo quedarse? La conciencia de que todos deben comparecer un día ante el tribunal de Cristo lo motivó a “persuadir a todos” (v. 11).

Pablo se vio a sí mismo como un agente de reconciliación. En su primera carta a los corintios, resumió su mensaje exponiendo los hechos acerca de Cristo (1 Corintios 15:3–8). Aquí el apóstol lo expresa en términos de la intención de Dios: “Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: ‘En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios’” (v. 20). La reconciliación es posible solo porque Jesucristo tomó nuestro pecado sobre Sí mismo (v. 21).

  • ¿Te has reconciliado con Dios? Solo hay una manera. Acepta el pago de Jesús en su nombre. Serás justificado y recibirás la garantía del Espíritu Santo.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>