This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Orden Santo

15 de septiembre del 2021 | 1 Corintios 14

Muchas personas en el mundo antiguo buscaron el consejo del oráculo de Delfos en el monte Parnaso, a unas 75 millas al oeste de Atenas. Su sacerdotisa afirmó hablar en nombre del dios Apolo y profetizó en un estado de trance después de respirar los vapores de una grieta en la montaña. Los mensajes del oráculo a menudo eran oscuros y se podían interpretar de muchas formas.

A diferencia del oráculo de Delfos, los profetas de la iglesia hablaron claramente para que la gente fuera fortalecida, animada y consolada (v. 3). El erudito del Nuevo Testamento Leon Morris explica que la práctica de la profecía en el Nuevo Testamento era similar a la predicación, pero no idéntica a ella: “No se trata de pronunciar un sermón cuidadosamente preparado, sino de pronunciar palabras directamente inspiradas por Dios”. Los que hablaban en lenguas, por otro lado, no podían ser entendidos a menos que hubiera alguien presente que pudiera interpretar (v. 5). Por esta razón, el apóstol instó a la iglesia a preferir la profecía sobre las lenguas (vv. 1, 19).

Pablo también proporcionó pautas para la práctica de lenguas y profecía cuando la iglesia se reunió. No más de tres debían hablar en lenguas, uno a la vez y solo cuando hubiera un intérprete presente. Si no hubiera intérprete, el orador debería “guarden silencio en la iglesia y cada uno hable para sí mismo y para Dios” (v. 28). Asimismo, no más de dos o tres profetas debían hablar mientras otros probaban la validez de su mensaje (v. 29).

El mandamiento de Pablo en el v. 34 “que guarden silencio en la iglesia” para las mujeres en la congregación, no es absoluto. Al principio de esta carta, dio pautas para las mujeres que oraban y profetizaban en la asamblea (1 Corintios 11:5, 13). La regla básica para ejercitar los dones espirituales era que “todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden” (v. 40).  

  • El ministerio de la iglesia debe construirse sobre la base sólida de la palabra de Dios. Dedica unos minutos a orar por aquellos que ministrarán la palabra en tu iglesia esta semana.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Agosto 31 Octubre 1>