This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish

Libertad falsa

9 de septiembre del 2022 | 1 Corintios 6:12–20

En la cultura actual, ningún área de libertad parece tan importante como la de nuestros cuerpos físicos. La gente aboga por el derecho al aborto, la legalización de la marihuana y otras drogas, el cambio de puntos de vista sobre la sexualidad e incluso la eutanasia. Ellos razonan que es su cuerpo. Por lo tanto, deberían poder hacer lo que quieran con él.

La cultura de Corinto en los días de Pablo parecía tener una visión similar. Su lema era “Todo me está permitido” (1 Corintios 6:12). Al igual que nosotros, malinterpretaron la enseñanza de Pablo de que la ley ya no obliga a los que están en Cristo. El apóstol aclaró que la libertad del cristiano no significa que podamos hacer lo que queramos. De hecho, incluso algunas cosas que podrían estar permitidas pueden convertirse en una fuente de ataduras.

La visión de libertad de los corintios también estaba moldeada por una visión filosófica que consideraba que el cuerpo físico carecía de importancia espiritual. Esta visión valoraba el espíritu, pero el cuerpo no se consideraba esencial. Consecuentemente, algunos vivían según el lema: “Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos” (v. 13). El apóstol corrigió este punto de vista falso al señalar que Dios tiene autoridad sobre el cuerpo y el alma. Lo que hacemos con nuestros cuerpos importa. El cuerpo estaba destinado al Señor (v. 13). Dios nos compró a través de la sangre de Cristo. Por lo tanto, nuestros cuerpos son propiedad de Dios.

La aplicación de Pablo es especialmente relevante hoy. Se nos dice que huyamos de la inmoralidad sexual. ¿Por qué? Porque nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, la inmoralidad sexual es un pecado contra Dios. Ya que la obra de Cristo nos redime tanto en cuerpo como en alma, también es un pecado contra nosotros mismos. Hemos sido comprados por un precio. No somos libres de hacer lo que queramos con nuestro cuerpo. Cada parte de nosotros pertenece a Dios.

  • ¿Cómo honrarás a Dios con tu cuerpo hoy? Pídele a Dios que te muestre de qué manera no estás reconociendo que tu cuerpo le pertenece a Él. ¿Qué podría estar pidiéndote que hagas o cambies?

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Agosto 31