This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish

Reconocer nuestro pecado

4 de septiembre del 2022 | Romanos 3:1–20

Hace algunos años visité al médico para conocer los resultados de unos exámenes de rutina. Esperaba un buen informe. Sin embargo, me dijo que tenía un tipo de cáncer. Como te puedes imaginar, estaba alterado. Pero para mí alivio, dijo que el cáncer era tratable y que mi probabilidad de recuperación era buena.

Podemos preguntarnos por qué Dios dio la ley si su único propósito era mostrar que somos pecadores. Sin embargo, el versículo uno dice que la ley tiene valor. Nuestro fracaso de no estar a la altura no disminuye la validez de la ley. Nuestra condición pecaminosa tampoco hace que Dios sea injusto al exigirnos esta norma (v. 5). Entonces, ¿por qué dio la ley Dios? Una de las razones era romper nuestra negación. La ley nos ayuda a ser reales acerca de nuestro pecado. La ley de Dios enseña que no hay justo, “ni siquiera uno” (v. 10).

Las citas en los versículos 10–18 provienen de Isaías y los Salmos y ofrecen una fuerte descripción del comportamiento humano. Revelan que estamos huyendo de Dios incluso cuando parecemos ser más religiosos. Abandonados a nosotros mismos, nadie buscaría a Dios. Esto puede ser difícil de aceptar. Pero es la verdad. Al igual que el diagnóstico de cáncer de un médico, es doloroso escuchar acerca de nuestra condición hasta que nos damos cuenta de que hay una solución. Es mucho mejor conocer nuestra verdadera condición espiritual que pensar que estamos mejor de lo que realmente es. El saber la diferencia entre el bien y el mal no es suficiente. Los que tenían la ley de Dios no eran más justos que los que no la tenían sólo porque conocían la verdad.

  • ¿Por qué, entonces, dio la ley Dios? Él no la dio como una manera que nos permitiría subir a Su presencia. En cambio, nos dio la ley como un espejo. Cuando miramos la ley, “cobramos conciencia del pecado” (v. 20).

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Agosto 31