This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish

Por qué la confesión confiesa

15 de septiembre del 2022 | 1 Juan 1:1–10

Algunas personas piensan que obtener el perdón de Dios tiene que ver con algo que decimos o hacemos. Pero eso no es verdad. Recibir el perdón no depende de nosotros, sino solo de Jesucristo. Haciendo eco del primer capítulo de su Evangelio, Juan nos recuerda que Jesús “ha sido desde el principio” (v. 1). Solo Dios puede perdonar los pecados, y este es un sutil recordatorio de que Jesús es Dios hecho carne (Juan 1:1, 14; Marcos 2:6–12).

Confesar nuestro pecado es necesario porque el pecado es lo opuesto a todo lo que Dios es, así como las tinieblas son lo opuesto a la luz. Cuando decimos ser seguidores de Jesús, pero vivimos una vida pecaminosa, no estamos viviendo la verdad de lo que creemos (v. 6). Cuando pecamos después de haber confiado en Cristo, ese pecado no anula el perdón y la justicia que hemos recibido de Él. Pero continuar en pecado es inconsistente con la vida que Cristo provee. A medida que “vivimos en la luz”, nos hacemos cada vez más conscientes de los aspectos de nuestra vida y pensamiento que necesitan cambiar. Los creyentes a menudo se vuelven más conscientes de su pecado después de haber comenzado a seguir a Cristo que antes de creer (vv. 7–8).

Dios no simplemente cierra los ojos a nuestro pecado o baja su estándar cuando confesamos. Al contrario, Dios puede perdonarnos porque Jesús satisfizo todas las demandas de justicia y pagó la pena por el pecado con Su propia sangre. De esta manera, “Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús” (Romanos 3:26).

  • No esperas que se acumulen tus pecados antes de confesarlos. Tan pronto como te venga a la mente un pecado, admite tu culpa y pídele a Dios que te perdone por lo que Jesucristo ha hecho. No necesitas una oración larga y elaborada. Es suficiente que digas: “Dios, perdóname en el nombre de Jesús”.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Agosto 31