This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish Banners, Radio Moody espanol, Hoy en la palabra, TITW-Spanish

Una salida

12 de septiembre del 2022 | 1 Corintios 10:1–13

En 1987, Harper's Magazine invitó a siete agencias de publicidad a crear una campaña humorística diseñada para rehabilitar la reputación de los siete pecados capitales. El letrero publicitario para el deseo mostraba dos estrellas del cine mudo en un abrazo apasionado. El titular decía: “Cualquier pecado que nos haya permitido sobrevivir la guerra, la muerte, la pestilencia y el hambre no puede llamarse mortal”. El lema del anuncio leía: “Deseo, ¿dónde estaríamos sin ella?”.

La visión moderna del pecado es generalmente poco seria. La mayoría de las personas aceptan el pecado como un hecho de la vida, por lo que no se preocupan mucho por ello. El punto de vista de la Biblia es muy diferente. Las Escrituras presenta al pecado como una trampa mortal. En 1 Corintios 10:1–13, el apóstol Pablo señala la historia de Israel para mostrar la gravedad del pecado. Pablo compara las experiencias de Israel con Moisés con el bautismo y la comunión, los dos ritos de la iglesia cristiana. Los israelitas estaban protegidos por la nube, atravesaron el mar y bebieron de la roca. Pero estas cosas milagrosas no los protegieron de las consecuencias de su desobediencia. Pablo advierte con sensatez: “la mayoría de ellos no agradaron a Dios” (v. 5).

Según el apóstol, su experiencia severa de la disciplina divina debe tomarse como una advertencia. El pecado no es un asunto de poca importancia. No debemos jugar con ello. Las tentaciones que enfrentamos son comunes a todos. Nunca podemos decir que nadie más ha sido tentado como nosotros. Pero, dado que ya no somos esclavos del pecado, no necesitamos caer en su trampa. Dios no permitirá que seamos tentados más allá del punto de resistencia y siempre proveerá una salida (v. 13). ¿Por qué, entonces, a veces cedemos a la tentación? Porque elegimos hacerlo.

  • Las tentaciones pueden ser una parte inevitable de la vida cristiana, pero la desobediencia no lo es. Una forma de lidiar con la tentación es hacer una pausa. Cuando llegue la tentación, cuente hasta diez y recuerde que no tienes que ceder.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Agosto 31