This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra

El pecado y la justicia si importan

1 de septiembre del 2022 | Salmos 51:1–19

Un hombre llegó a casa después de la iglesia un domingo, su esposa le preguntó de qué había hablado el predicador. “Habló acerca del pecado”, le dijo el esposo. “¿Qué dijo acerca del pecado?” ella preguntó a lo cual él respondió: “Él estaba en contra”.

La mayoría de nosotros nos sentimos relativamente cómodos con nuestro pecado hasta que algo o alguien nos hace conscientes de ello. En el Salmo 51, David describe su lucha interior después de que el profeta Natán lo acusara de adulterio con Betsabé (2 Samuel 12:1–14). El arrepentirse de su pecado no pareció venirle a David inmediata o fácilmente. No estaba dispuesto a admitir su culpabilidad y le costaba mucho verse a sí mismo en la parábola que contó Nathan.

Sin embargo, cuando Dios abrió los ojos de David, se dio cuenta de cuán profundo era realmente el problema de su pecado. El pecado es más que malas decisiones y acciones. El pecado es parte de nuestra naturaleza. Como David, somos “pecador[es] de nacimiento” (v. 5 NTV). David también se dio cuenta de que había hecho más que pecar contra Betsabé y su esposo, Urías. Su pecado fue ultimadamente contra Dios (v. 4). Betsabé y su esposo Urías fueron víctimas. Dios no es víctima de nuestro pecado. Más bien, Él es nuestro juez y redentor.

Dios fue el único capaz de rescatar a David de su pecado. El hisopo se menciona en el versículo 7 porque era una planta que se usaba para rociar el agua y la sangre del sacrificio. Era una imagen de limpieza. Pero no fueron los sacrificios ni las ofrendas lo que en ayuda finalmente buscó David. Sólo Dios podía redimirlo.

  • Al comenzar nuestro estudio sobre el pecado y la justicia, ven ante Dios con un corazón abierto. Pídele que te ayude a entender tanto tu pecado como Su justicia. El pecado es una ofensa contra Dios. Y Jesucristo es Su única respuesta: “Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios” (2 Corintios 5:21).

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Septiembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
< Agosto 31