This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Confrontar al Faraón

5 de octubre del 2021 | Éxodo 5:1–6:1

Los misioneros británicos que pretendían convertir esclavos en las Indias Occidentales utilizaron una edición truncada de la Biblia. Publicada por primera vez en 1807, omitió los textos que tratan de la rebelión, la libertad o la liberación. ¡Esto resultó ser demasiado! Faltaba aproximadamente el 90 por ciento del Antiguo Testamento, junto con la mitad del Nuevo Testamento. Se sabe que existen sólo tres copias de esta “Biblia de los esclavos”, y actualmente se exhibe una en el Museo de la Biblia en Washington, D.C.

La historia de Moisés y el Éxodo juegan un papel clave en el plan redentor de Dios. El grito: “¡Deja ir a mi pueblo!” ha resonado a través de los siglos. Como se le instruyó, Moisés inicialmente pidió que se les permitiera a los israelitas ir a adorar a Dios en el desierto. La cuestión más profunda en juego, como reconoció Faraón, era si el Dios de Israel era superior a los dioses de Egipto (v. 2). Irritado, el rey rechazó la petición de Moisés y aumentó la carga de trabajo de los esclavos, ordenándoles que hicieran ladrillos sin la paja necesaria para hacerlo. Todo un político hábil, pensó que el trabajo duro mantendría la mente de los israelitas fuera de la revolución y volverían sus corazones contra Moisés.

Al principio, la estrategia de Faraón funcionó (vv. 20–21), pero lo que no tomó en cuenta fue que Dios todavía tenía el control. Cuando Moisés preguntó: “¿Por qué tratas tan mal a este pueblo?” (22), Dios le aseguró que Su “mano poderosa” prevalecería (6:1; ver también la respuesta más completa en 6:2–8). El Faraón no solo los dejaría ir, sino que estaría tan ansioso por que se fueran que los echaría del país.

Pero primero, los israelitas necesitaban que su fe se fortaleciera. Las diez plagas le probarían al faraón, a todo Egipto y al pueblo de Israel que el gran “YO SOY” es el único Dios verdadero, muy por encima de los “dioses” de Egipto.

  • La fe y la adoración de los israelitas no condujeron a una recompensa o bendición inmediata, sino a un aumento de los problemas y el sufrimiento. Si esto parece describir tu situación actual, ¡recuerda que Dios todavía está contigo!

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1