This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

La oración de Moisés

30 de octubre del 2021 | Lucas 9:28–36

Si pudieras retroceder en el tiempo y conocer a cualquier persona de la historia, ¿quién sería? ¡Jesús, por supuesto! ¿Pero quién más? Entre los personajes bíblicos, me encantaría conocer al profeta Ezequiel. Fuera de las páginas de las Escrituras, elegiría conocer al poeta John Milton, autor de El paraíso perdido.

En el Monte de la Transfiguración (probablemente el Monte Hermón), se eligieron dos personajes de la historia bíblica para encontrarse con el Mesías. Uno representó a los profetas, Elías, y el otro, la Ley, Moisés (ver también Malaquías 4:4–6). Jesús había subido a la montaña para orar, llevando consigo su círculo íntimo, Pedro, Santiago y Juan. De repente, Su gloria como el Hijo de Dios se reveló en un derramamiento abrumador de luz y esplendor.

Moisés y Elías aparecieron y hablaron con Jesús (vv. 30–31). ¿Acerca de? “La partida, de Jesús, que él estaba a punto de llevar a cabo en Jerusalén”. La palabra griega para “partida” aquí es “éxodo”, ¡sí, como en Moisés y el éxodo! Esta expresión aquí indica la muerte redentora de Jesús, a la que se acercaba a sabiendas. Dios estaba en control, cumpliendo Su plan de salvación. Moisés y Elías, y presuntamente todo el cielo, conocían al menos los conceptos básicos del plan, y sin duda lo habían estado observando con gran anticipación. Como se mencionó, ellos defendieron la Ley y los Profetas: Jesús estaba a punto de cumplir todo el Antiguo Testamento.

Cuando descendió la nube de gloria y el Padre afirmó al Hijo (vv. 34–35), sin duda Pedro, Santiago y Juan estaban presenciando la misma señal de la presencia de Dios que había descendido tantas veces cuando Dios y Moisés hablaron “cara a cara, como quien habla con un amigo” (LBLA Éxodo 33:11). Los tres discípulos guardaron esta experiencia para sí mismos hasta después de la ascensión de Jesús, como Él instruyó (v. 36; Mateo 17:9).

  • Pedro escribió más tarde acerca de haber sido “testigos oculares de su majestad” ese día (2 Pedro 1:16–18). Un día, nosotros también lo seremos. Cuánto anhelamos que llegue ese tiempo y estar en Su presencia para siempre.

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1