This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Conocer a Dios

3 de octubre del 2021 | Éxodo 3:1–15

La variedad del árbol de eucalipto arcoíris se encuentra solo en países como Indonesia y Filipinas. Crecen hasta 76 metros de altura, huelen a miel, pino y menta. Lo más sorprendente es que sus troncos presentan colores brillantes. A medida que el árbol arroja tiras de corteza, aparecen diferentes colores: verde, rojo, naranja, morado y marrón.

Si alguna vez viéramos uno de estos árboles sorprendentemente hermosos, sin duda nos detendríamos para verlo más de cerca. Eso es lo que hizo Moisés en la lectura de hoy cuando vio una zarza que claramente estaba ardiendo, pero no se quemó (vv. 2–3). Moisés había estado cuidando ovejas en “Horeb, la montaña de Dios” (v. 1), que es otro nombre para el monte Sinaí u otra montaña en la misma región.

Dios primero le habló a Moisés de Sí mismo. Él era el Dios que había hecho promesas a Abraham, Isaac y Jacob (vv. 6, 15). Debido a Su pacto de amor y fidelidad, tenía la intención de rescatar a Su pueblo de la servidumbre y llevarlo a la tierra prometida (vv. 7–10). Su nombre entonces y hoy es simplemente “YO SOY”, indicando presencia y fidelidad (v. 14; Juan 8:58).

Dios llamó a Moisés para sacar a los israelitas de Egipto. Moisés al principio respondió con temor reverente, obedientemente se quitó los zapatos, escondió su rostro y expresó un sentido de indignidad (v. 11). El Señor respondió: “Yo estaré contigo”, y prometió que él y los israelitas adorarían a Dios en esa misma montaña (v. 12). Moisés, sin embargo, se mostró renuente. Dudaba que la gente lo escuchara (v. 13) y afirmó ser un mal orador (4:10). Se nos dice, de hecho, que “fue instruido en toda la sabiduría de los egipcios, y era poderoso en palabra y en obra” (Hechos 7:22). La respuesta de Dios: “Anda, ponte en marcha, que yo te ayudaré a hablar y te diré lo que debas decir” (4:12).

  • La vida de Moisés se puede dividir en tres períodos: 40 años en Egipto, 40 años en Madián y 40 años en el Éxodo. ¿Qué podría tener Dios para ti en el último tercio de tu vida?

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1