This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Muerte de Moisés

28 de octubre del 2021 | Deuteronomio 32:48–52; Deuteronomio 34

Cuando vivía en China, vi el cuerpo de Mao Zedong, preservado para veneración en Beijing. De manera similar, cuando viví en Vietnam, vi el cuerpo de Ho Chi Minh en su mausoleo en Hanói. Dios evitó que este tipo de cosas le sucedieran al cuerpo de Moisés. Si su valioso líder hubiera muerto en medio de ellos, la gente podría haber querido preservar su cadáver o convertir sus restos en un santuario. En cambio, Dios mismo se hizo cargo del entierro y nadie sabía entonces ni sabe ahora dónde está la tumba de Moisés (Deuteronomio 34:6).

Dios ya le había dicho a Moisés las circunstancias específicas de su muerte antes de que muriera (Deuteronomio 32:48–52). A Moisés no se le permitiría entrar a la tierra prometida debido a su desobediencia en Meribá, pero lo vio desde la distancia. Subiría al monte Nebo, vería la tierra y luego “te reunirás con los tuyos”, un modismo para la muerte. Este es un ejemplo reconfortante de la gracia de Dios, que se extiende incluso a un líder que lo había deshonrado públicamente.

La muerte misma de Moisés es narrada por otro escritor en el último capítulo de Deuteronomio. Moisés subió obedientemente al monte Nebo, donde “Allí el Señor le mostró todo el territorio” (Deuteronomio 34:1). ¡Allí estaba ante él el cumplimiento de la promesa de Dios a Abraham (v. 4)! Luego murió a la edad de 120 años, con una salud sobrenaturalmente buena (v. 7). Los israelitas le lloraron durante 30 días, y Josué asumió el papel principal de liderazgo (vv. 8–9).

Los últimos tres versículos son, en esencia, el epitafio de Moisés (vv. 10–12): “no volvió a surgir en Israel otro profeta como Moisés, con quien el Señor tenía trato directo. Solo Moisés hizo todas aquellas señales y prodigios que el Señor le mandó realizar en Egipto. . . . Nadie ha demostrado jamás tener un poder tan extraordinario, ni ha sido capaz de realizar las proezas que hizo Moisés ante todo Israel”.

  • ¿Cuál te gustaría que fuera tu epitafio? ¿Qué diría sobre tus logros, ministerio o carácter? ¿Qué diría sobre tu relación con el Señor?

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1