This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

El mensaje central de Moisés

23 de octubre del 2021 | Deuteronomio 6

El título del libro del Antiguo Testamento, Deuteronomio, significa “segunda ley” o “repetición de la ley”. Es el último de los cinco libros del Pentateuco, probablemente escrito alrededor de 1406 a. C. cuando la nación estaba acampada en Moab, justo al otro lado de la frontera de Canaán, y poco antes de la muerte de Moisés (Deuteronomio 1:5; 31:9, 24). Curiosamente, las tres Escrituras citadas por Jesús durante Su tentación en el desierto fueron tomadas de este libro del Antiguo Testamento.

En Deuteronomio, encontramos tres sermones o mensajes de despedida dados por Moisés a los israelitas. Un tema clave en los 40 años del liderazgo de Moisés fue la responsabilidad del pacto de obediencia (vv. 1–3; ver también Deuteronomio 10:12–13). Los israelitas no podían temer verdaderamente al Señor sin hacer lo que Él dijo. Las palabras deben ir acompañadas de acciones. No podían reclamar conocimiento del Señor a menos que también obedecieran sus mandamientos. Las consecuencias de esta responsabilidad fueron de vida o muerte (Deuteronomio 30:11–20). La desobediencia conduciría al juicio; la obediencia conduciría a bendiciones.

En el corazón de la enseñanza de Moisés estaba el “Shemá” (que significa “escuchar”), una confesión de fe recitada por los judíos hasta el día de hoy (Deuteronomio 6:4–9). Afirma que “el SEÑOR es único”. Él es el Creador supremo, el Dios altísimo. El mundo pagano de esa época tenía muchos “dioses” compitiendo por su atención. El Dios de Israel no es uno de ellos. Él es el gran “YO SOY”, punto. Por lo tanto, el mayor mandamiento es amarlo con todo nuestro ser, con todo nuestro corazón, alma y fuerzas.

La Palabra de Dios nos ayuda a recordar al Señor en los buenos tiempos (vv. 10–12). Nos ayuda a evitar la idolatría (vv. 13–19). Y nos ayuda a transmitir estas verdades a la próxima generación (vv. 20–25).

  • El “Shemá” enfatiza la importancia de las Escrituras (o, para los israelitas, la Ley o Torá). En el capítulo de hoy, ¿cuántas veces dice que la Palabra debe ser central en nuestras vidas?

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1