This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Moisés falla

20 de octubre del 2021 | Números 20:1–13

¿Crees que Moisés a veces se sintió como un padre tratando de pastorear a una manada de niños peleoneros (los israelitas)? Uno de los mayores desafíos de los padres es liderar y disciplinar sin ceder a la frustración o la ira. Los niños no siempre responden a la autoridad de los padres de manera razonable u obediente. Ser una buena madre o padre, maestro o líder, ¡requiere la ayuda de Dios!

Moisés falló en esta área en la lectura de hoy. Las quejas habituales de Israel se convirtieron en motivo de orgullo. Si él tomaba sus quejas como algo personal, estaba entrando en el lugar de Dios y esencialmente tomando el crédito o la gloria para sí mismo. Normalmente, reconoció que la gente de hecho se estaba quejando contra Dios y resistió esta tentación.

Pero no esta vez. La gente estaba irritada por la falta de agua (vv. 2–5). Su queja constante era, esencialmente: “¿Por qué nos trajiste a este desierto a morir?” Moisés y Aarón consultaron al Señor, y Él les dijo que hablaran a una roca y de ella brotaría agua. Moisés, sin embargo, habló y actuó con ira, golpeando la roca en lugar de hablarle.

Quizás Moisés estaba deprimido por el fracaso de la nación en la frontera. Quizás estaba molesto por la reciente muerte de su hermana (v. 1). Cualquiera que sea la razón, no había excusa para este pecado de orgullo. “¿Acaso tenemos que sacarles agua de esta roca?” fue tanto una queja como una jactancia (v. 10; ver también Salmos 106:32–33). Eso es lo que hizo que su pecado de golpear la roca fuera tan atroz.

Aunque el castigo de no poder entrar en la tierra prometida parece severo, se ajusta al pecado (Números 20:12). Moisés había desobedecido públicamente al Señor. Fue una falta de fe, “por no haber confiado en mí”, así como una falta de obediencia y adoración. No había honrado a Dios como santo.

  • Para nosotros, quejarse o lamentarse puede parecernos un pecado leve. ¡Las Escrituras no están de acuerdo! Pidamos a Dios que nos ayude a combatir esta tentación y, en cambio, “que sean intachables y puros” (Filipenses 2:14–16).

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1