This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Un libertador fallido

2 de octubre del 2021 | Éxodo 2:11–25

Cuando los líderes religiosos y los soldados romanos llegaron al Huerto de Getsemaní para arrestar a Jesús, Pedro entró en acción. El antiguo pescador sacó una espada y lo golpeó salvajemente, cortándole la oreja al criado del sumo sacerdote. Cualquier sueño de gloria se desvaneció rápidamente cuando Jesús lo reprendió, le dijo que se quitara la espada y sanó el oído del siervo (Mateo 26:47–56; Lucas 22:47–51).

En el pasaje de hoy, el Moisés “adulto” experimentó ese mismo sentimiento (v. 11). Él también era un hombre de acción. Reflexionando sobre la difícil situación de su pueblo, salió a observarlos. Podría haberse sentido atrapado entre dos mundos: el lujo del palacio y la triste existencia de los esclavos. En cualquier caso, intervino espontáneamente en una situación injusta, matando a un egipcio que probablemente era un capataz de esclavos. Quizás porque entró en pánico, Moisés escondió el cuerpo.

Al día siguiente, volvió a salir, pero descubrió que su asesinato se había dado a conocer. Aunque el israelita que se lo dijo no parecía agradecido de que Moisés hubiera tratado de dar un golpe político libertador, la frase “gobernante y juez” (v. 14) es con exactitud en lo que ciertamente se convertiría Moisés.

Huyendo de la ira de Faraón, Moisés huyó a Madián (v. 15). El escritor de Hebreos interpreta la huida de Moisés principalmente como un acto de fe, no de temor (Hebreos 11:27). Una vez más, Dios preservó la vida de Moisés contra la hostilidad del rey, y soberanamente lo llevó a la casa de un líder y sacerdote, Reuel, que significa “amigo de Dios”, que aparentemente conocía al único Dios verdadero.

Podemos estar seguros de que fue difícil adaptarse a la vida en el desierto después de crecer en un palacio. Pero Moisés se estableció, se casó y engendró dos hijos. Se estaba preparando el escenario para el plan de liberación de Dios (vv. 23-25).

  • El tiempo de Moisés fue diferente al tiempo de Dios. ¡Cuán difícil puede ser para nosotros esperar en el Señor! La capacidad de mostrar paciencia, no importando cuán difícil sea la situación que enfrentemos, es algo que le pedimos a Dios.

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1