This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Un rostro radiante

16 de octubre del 2021 | Éxodo 34:29–35

La escultura de Moisés de Miguel Ángel y otras obras de arte clásicas a menudo muestran a Moisés con cuernos. ¿Por qué? Debido a que las palabras hebreas para “resplandecer” y “cuerno” tienen un aspecto similar, la Vulgata, una traducción latina de la Biblia del siglo IV, tradujo esta palabra en el versículo de hoy como “cuernos”. En lugar de imaginarse a Moisés con un rostro resplandeciente, siglos de lectores desconcertados lo imaginaron con cuernos en la cabeza.

Moisés no se dio cuenta de que su rostro estaba resplandeciente porque había estado en la presencia de Dios (v. 29). Lo que vieron los israelitas fue esencialmente el resplandor de la gloria de Dios. Era tan brillante que no podían mirarlo fijamente, como si fuera un sol en miniatura. Dios era el sol, mientras que Moisés era solo la luna, reflejando la luz de Dios. Aun así, el pueblo respondió al resplandor del rostro de Moisés con temor reverente, como sucede a menudo en las Escrituras cuando Dios revela Su gloria (v. 30). Tenían miedo incluso de acercarse a Moisés.

Moisés usó un velo para ocultar el resplandor cuando interactuaba con ellos, pero luego se lo quitó cuando hablaba con el Señor (vv. 33–35). También se puso el velo para que no vieran la luz desvanecerse de su rostro y tal vez perdieran el respeto por él o por Dios (2 Corintios 3:13).

Pablo usó el velo de Moisés como símbolo de que los judíos no entendían el propósito y el espíritu de la Ley (2 Corintios 3:7–18). “Hasta el día de hoy tienen puesto el mismo velo . . . el velo no les ha sido quitado, porque solo se quita en Cristo. Hasta el día de hoy, siempre que leen a Moisés, un velo les cubre el corazón”. Pero en el nuevo pacto, este velo se ha quitado. La diferencia es Cristo (ve el 31 de octubre). Debido a Cristo, aunque la experiencia de Moisés fue temporal, tenemos la morada permanente del Espíritu Santo.

  • Debido a Cristo, nuestra relación con Dios es diferente a la de Moisés. Diariamente “somos transformados a su imagen con más y más gloria” (2 Corintios 3:18). ¡Regocíjate en esta verdad!

 

Brad Baurain

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Octubre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
< Septiembre 30 Noviembre > 1