This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish/ Noviembre TITW-Spanish/ Noviembre

¡Ay de los opresores!

4 de noviembre del 2021 | Miqueas 2:1–5

El escritor Antoine de Saint-Exupéry observó una vez: “Un objetivo sin un plan es solo un deseo”. Una sociedad justa no ocurre por casualidad. Requiere planificación y esfuerzo por parte de los responsables. Curiosamente, una sociedad injusta ocurre de la misma manera. Los poderosos no aman a sus vecinos porque nunca tuvieron la intención de hacerlo. En cambio, como observó Miqueas, planearon sus acciones pecaminosas, incluso mientras estaban acostados en sus camas (v. 1).

En los días de Miqueas, los poderosos se aprovechaban de los demás para su propio beneficio. En lugar de proteger a los indefensos, típicamente identificados en el Antiguo Testamento como los pobres, las viudas, los huérfanos y los oprimidos, los poderosos en esos días los pisotearon aún más. Lo que es peor, estas personas malvadas no simplemente se aprovecharon de los demás por casualidad, sino que se desvelaban descubriendo formas de enriquecerse a expensas de los demás.

Miqueas tiene palabras fuertes para estas personas: “Así dice el Señor: ‘Ahora soy yo el que piensa traer sobre ellos una desgracia, de la que no podrán escapar” (v. 3), que termina con la élite que alguna vez fue poderosa y rica como vagabundos. El castigo del Señor coincidirá con el crimen cuando traiga justicia en nombre de Su pueblo.

En Occidente, el pequeño sermón de Miqueas tiene un doble propósito. Primero, el juicio de Dios nos advierte que administremos bien el poder y la riqueza que nos ha dado. En segundo lugar, este sermón anima a los oprimidos. Como Dios le aseguró a Moisés mucho antes que, a Miqueas, Él escucha, Él ve, Él sabe y Él recuerda (ver Éxodo 2:23–25). Dios no se aparta de la opresión en este mundo. Sus ojos están abiertos y un día arreglará todas las cosas. Aunque parezca que los poderosos gobiernan libremente sobre los desamparados, no es así. ¡Ten esperanza en esta verdad!

  • Es importante considerar nuestra posición sobre estos temas. ¿Amamos correctamente a nuestro prójimo? Si nos ponemos en primer lugar y nos preocupamos solo por nuestras necesidades, no estamos siguiendo el ejemplo de Cristo.

 

Russell Meek

 

 

 

POR RUSSELL MEEK

 
      Russell Meek enseña Antiguo Testamento y Hermenéutica en Moody Theological Seminary. Es columnista de la revista Fathom y escribe prolíficamente, tanto para lectores laicos como académicos, sobre temas de la vida cristiana basados en el Antiguo Testamento. El, su esposa y sus tres hijos viven en el norte del estado norteamericano de Idaho, donde disfruta de la jardinería, la cocina y la naturaleza.   

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Noviembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
< Octubre 31 Diciembre 1>