This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish/ Noviembre TITW-Spanish/ Noviembre

El llamado del Señor

24 de noviembre del 2021 | Miqueas 6:9–16

Si eres padre, o si alguna vez has sido niño, probablemente sepas lo incómodo que puede ser la disciplina. Por supuesto, no es divertido recibir disciplina y, cuando los hijos tienen sus propios hijos, descubren que “esto me va a doler más que a ti” es realmente cierto. No es un placer castigar a un niño o quitarle tiempo frente a una pantalla. Sin embargo, la buena noticia de la disciplina es que significa que pertenecemos a una familia. Hebreos nos dice que la disciplina significa que “Dios los está tratando como a hijos” (Hebreos 12:7).

El pasaje de hoy en Miqueas continúa el caso de la corte del pacto que Dios comenzó en 6:1, pero aquí Dios emite Su juicio contra Su pueblo. Dado no cumplieron el pacto Dios los disciplinaría. Sin embargo (y esto es clave para Miqueas, su audiencia y para nosotros hoy) Dios deja en claro que Él es quien trae el juicio sobre ellos. En el versículo 9 Dios dice que prestemos atención “Oíd la vara, y á quien la establece” (énfasis agregado RVA), y en el versículo 13 dice: “te destruiré por tus pecados”.

Dios no está abandonando a Su pueblo para sufrir bajo la mano de alguien más. No, Dios mismo está disciplinando a Su pueblo y muestra, una vez más, que es fiel al pacto con ellos. Si no fueran Sus hijos, no habría razón para hacerlo. Pero son Sus hijos, y como buen padre, Él, y no otra persona, debe disciplinarlos. En resumen, Dios muestra Su fidelidad tanto al dar las bendiciones del pacto como al dar las maldiciones. De hecho, si Dios no encarara su pecado, entonces no sería amoroso. Pero Dios es amoroso, por lo que debe tratar a Su pueblo como a Sus hijos, mostrando Su amor al disciplinarlos.

  • La idea de la disciplina puede incomodarte. Considera cómo y por qué la disciplina de Dios es importante. ¿Cómo podría eso cambiar tu respuesta a Él cuando atraviesas tiempos difíciles?

 

Russell Meek

 

 

 

POR RUSSELL MEEK

 
      Russell Meek enseña Antiguo Testamento y Hermenéutica en Moody Theological Seminary. Es columnista de la revista Fathom y escribe prolíficamente, tanto para lectores laicos como académicos, sobre temas de la vida cristiana basados en el Antiguo Testamento. El, su esposa y sus tres hijos viven en el norte del estado norteamericano de Idaho, donde disfruta de la jardinería, la cocina y la naturaleza.   

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Noviembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
< Octubre 31 Diciembre 1>