This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish/ Noviembre TITW-Spanish/ Noviembre

Confusión y claridad

22 de noviembre del 2021 | Deuteronomio 30:11–16; Miqueas 6:6–8

¿Has trabajado alguna vez para un jefe que era imposible de complacer? A veces, esto es el resultado de instrucciones poco claras o expectativas poco razonables. Si alguna vez has estado en esta situación, es posible que te hayas visto obligado a preguntar: “¿Qué es exactamente lo que quieres?”.

Las personas que vivían en las áreas circundantes a Israel experimentaron algo similar. No estaban tratando de complacer a un jefe, sino a dioses, múltiples dioses, para garantizar cierta medida de paz y estabilidad. Para empeorar las cosas, no había un manual sobre cómo complacerlos. Lo que funcionó un día podría no funcionar al siguiente. Los requisitos cambiaban constantemente. ¡Solo podemos imaginar su ansiedad!

Una de las muchas cosas que hizo al Señor, el Dios de Israel, completamente diferente de esos dioses falsos fue que Él nunca cambió y Sus requisitos fueron claramente conocidos. No había ningún conocimiento secreto que adquirir y no había que adivinar. Dios ya le había dicho a Su pueblo exactamente lo que le agradaría. Ve cómo describió esta expectativa en Deuteronomio 30: “Este mandamiento que hoy te ordeno obedecer no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance. No está arriba en el cielo. . . . Tampoco está más allá del océano. . . . ¡No! La palabra está muy cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón, para que la obedezcas. . . . Hoy te ordeno que ames al SEÑOR tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes” (vv. 11–16).

El Señor no jugaba a las adivinanzas durante la época de Miqueas, y tampoco lo hace ahora. Él ha dejado en claro lo que le agrada.

  • Las expectativas que Dios tiene de nosotros están claramente descritas en las Escrituras. Puede ser tentador elegir y decidir qué haremos o no haremos. Pero no hay confusión con Dios. Su camino está claramente indicado para nosotros.

 

Russell Meek

 

 

 

POR RUSSELL MEEK

 
      Russell Meek enseña Antiguo Testamento y Hermenéutica en Moody Theological Seminary. Es columnista de la revista Fathom y escribe prolíficamente, tanto para lectores laicos como académicos, sobre temas de la vida cristiana basados en el Antiguo Testamento. El, su esposa y sus tres hijos viven en el norte del estado norteamericano de Idaho, donde disfruta de la jardinería, la cocina y la naturaleza.   

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Noviembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
< Octubre 31 Diciembre 1>