This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish/ Noviembre TITW-Spanish/ Noviembre

El Señor restaura

13 de noviembre del 2021 | Miqueas 4:6–8

Mi abuela me envió de regreso a la casa de mi mamá con uno de esos agitadores de pintura de madera en el que escribió estas palabras: “Para usar con Rusty cuando sea necesario”. Ella creía firmemente que perdonar la vara malcriaría al niño, y le di muchas razones para poner en práctica ese proverbio. Pero ni una sola vez dudé de su amor inmensurable e interminable por mí. Después de que fui castigado, ella siempre me tomaba en sus brazos y me colmaba de afecto.

El amor del Señor por Su pueblo es inimaginablemente mayor que el amor que me mostró mi abuela. En el pasaje de hoy, el Señor muestra ese amor de dos maneras. Primero, Él promete “reunir” y “recoger” a las personas que han sufrido bajo Su disciplina, “a los que yo había maltratado” (v. 6 LBLA). Aunque prometió muchas veces en los capítulos anteriores que castigaría a Su pueblo por sus pecados, ahora de vuelta a la página y promete tomarlos en Sus brazos. Dios no castigó a Su pueblo porque fuera vengativo o sin amor; en cambio, los disciplinaba porque los ama, y ​​ahora mostraría ese mismo amor al consolarlos (Proverbios 3:12).

En segundo lugar, Dios muestra Su amor al asumir la responsabilidad del sufrimiento que experimentó Su pueblo. “Recogeré a la perseguida, a las que yo había maltratado” (énfasis agregado) (v. 5 LBLA). El dolor que experimentó el pueblo de Dios vino de Su propia mano. Sucedió bajo Su atento cuidado; Él mismo los disciplinó. Dios estuvo en control todo el tiempo. No sufrieron bajo la mano de un tirano impredecible, ni les sucedió nada que Dios no ordenara. Esa realidad puede ser difícil de procesar, pero también es consuelo saber que nuestro Padre Celestial disciplina por amor.

  • Es posible que recuerdes momentos de tu vida en los que la disciplina te ayudó a volver al buen camino. Otras veces, puede que hayas sentido que era injusto. La disciplina de Dios siempre es justa y siempre tiene la intención de llevarnos de regreso a una relación correcta con Él.

 

Russell Meek

 

 

 

POR RUSSELL MEEK

 
      Russell Meek enseña Antiguo Testamento y Hermenéutica en Moody Theological Seminary. Es columnista de la revista Fathom y escribe prolíficamente, tanto para lectores laicos como académicos, sobre temas de la vida cristiana basados en el Antiguo Testamento. El, su esposa y sus tres hijos viven en el norte del estado norteamericano de Idaho, donde disfruta de la jardinería, la cocina y la naturaleza.   


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Noviembre | Hoy en la palabra

D L M M J V S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
< Octubre 31 Diciembre 1>