This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Pereza y desorden

29 de mayo del 2021 | 2 Tesalonicenses 3:6–10

En los programas de remodelaciones, las transformaciones más sorprendentes ocurren cuando una casa ha experimentado un tremendo abandono. Los techos tienen goteras. Las tablas del suelo están podridas. Toda la estructura se ha desintegrado debido a la negligencia de los propietarios anteriores. Se necesita mucho trabajo (y dinero) para restaurar la casa a su antigua gloria.

La negligencia también puede tener un efecto perjudicial en la vida cristiana. Aparentemente, la pereza era un problema en la iglesia de Tesalónica (v. 6). Algunos creyentes dependían de cristianos ricos para satisfacer sus necesidades como parte de un sistema de patrocinio secular. No estaban dispuestos a hacer trabajo físico, porque eso significaba una pérdida de estatus social, es decir, un golpe a su orgullo. En cambio, estaban siendo “ociosos” con su tiempo libre. La seriedad del problema fue indicada por el mandato formal de Pablo contra él “en el nombre del Señor Jesucristo” (v. 6). Los creyentes debían apartarse de esas personas. Esta no fue una ruptura total en la comunión, sino una suspensión disciplinaria temporal de la comunión con el propósito de reconciliación (véanse vv. 14–15).

Pablo y su equipo habían dado un ejemplo instructivo y contrario (vv. 7–10). Habían trabajado duro y no habían pedido apoyo financiero mientras estaban en Tesalónica, para no ser una carga para la iglesia joven y no ser vistos negativamente con respecto a sus motivos (ver 1 Tesalonicenses 2:9). La regla de la que hablaban: “El que no quiera trabajar, que tampoco coma” (v. 10), era la regla que caminaban, es decir, practicaban lo que predicaban.

Los misioneros ciertamente tenían derecho a recibir apoyo económico, pero en ese contexto sociocultural optaron por no ejercerlo (v. 9; véase también 1 Timoteo 5:17–18). ¿Por qué no? Por el bien del evangelio. El apóstol no había querido distorsionar la percepción que la gente tenía del mensaje del evangelio como una motivación económica, especialmente dado que el sistema de patrocinio creaba obligaciones sociales que no tenían nada que ver con el amor cristiano o ayudar a los pobres.

  • Proverbios tiene muchos versículos sobre el trabajo duro y la pereza, incluyendo divertidos retratos de palabras del haragán. Usa una concordancia para buscarlos te traerán risa y sabiduría.

 

 

POR BRAD BAURAIN

   

El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
< Abril 30 Junio > 1

Radio Moody Entre Amigos