This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

El evangelio que cambia la vida

3 de mayo del 2021 | 1 Tesalonicenses 1:4–10

El misionero escocés James “Diego” Thompson viajó a Argentina, Uruguay y Chile entre 1818 y 1822. Durante más de 30 años de servicio y sus cuatro viajes misioneros, predicó el evangelio; distribuyó la Biblia; creó sociedades bíblicas; y fundó escuelas y programas de capacitación profesional en América del Sur, México y España. Murió en 1854, siendo reconocido como uno de los educadores protestantes más influyentes en la historia reciente de la iglesia iberoamericana.

Para los misioneros, el éxito se mide por el poder transformador del evangelio. Pablo se regocijó porque los tesalonicenses habían recibido calurosamente el evangelio y había tenido un impacto poderoso y transformador (v. 5). La evidencia de su fe salvadora se podía ver en cuán dramáticamente habían cambiado: se habían apartado decisivamente de los ídolos paganos y habían confiado solo en Cristo (v. 9). Habían rechazado su estilo de vida pagano y se habían convertido en imitadores de Pablo y su equipo, y por lo tanto de Cristo (v. 6). Alegremente se habían mantenido firmes aún cuando su fe les producía “mucho sufrimiento” (v. 6).

De hecho, estos hombres y mujeres se habían convertido en un modelo para los creyentes de toda la región (v. 7). La claridad de su testimonio fue como una campana: “la palabra del Señor ha resonado en ustedes” (v. 8 RVA-2015). Hicieron todo esto mientras esperaban expectantes el regreso de Cristo. Él “nos libra del castigo venidero” (v. 10), es decir, la tribulación, como aprendemos más adelante en la carta.

Al final, el evangelio fue proclamado y tuvo poder gracias a Dios (v. 4). No había ninguna razón para que los tesalonicenses se sintieran orgullosos. Dios los había elegido y amado para sus propios propósitos soberanos. Esto contrasta fuertemente con los dioses falsos de Tesalónica, que no amaban a sus adoradores. La relación fue más bien de apaciguamiento y concesión de favores. Así como las vidas transformadas de los creyentes testificaron de su fe salvadora en Cristo, también testificaron del amor único de Dios y de la elección soberana.

  • ¿Has confiado en Cristo para tu salvación (Hechos 16:31)? Si no es así, te animamos a que hoy des este paso decisivo. Si es así, regocíjate con nosotros en el amor y el poder de nuestro Salvador. ¡Juntos, vivimos fielmente, esperando Su regreso!

 

 

POR BRAD BAURAIN

   

El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
< Abril 30 Junio > 1

Radio Moody Entre Amigos