This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

May email and web banners May email and web banners

¡Aleluya!

31 de mayo del 2022 | Salmos 149–150

Mi familia tiene una tradición a la hora de la cena. Normalmente cantamos la Doxología como una oración antes de comer, “Alabado sea Dios de quien fluyen todas las bendiciones…” Esta es una forma especial y apropiada de terminar cada día, alabando a Dios y recordando cómo Él nos provee. De manera similar, el Libro de los Salmos termina con un llamado entusiasta a la alabanza.

En el Salmo 150, el salmista ordena a la congregación que “alabe al SEÑOR” ¡doce veces! Normalmente, los salmos de alabanza no solo llaman a la gente a alabar a Dios, sino que también brindan razones para hacerlo. El Salmo 150 es inusual en este sentido. No da ninguna razón para alabar a Dios. Quizás esto se deba a que, como salmo final, el salmista sabe que ya se han proporcionado muchas razones a lo largo del Salterio.

Hemos recorrido un largo camino desde que comenzó nuestro viaje a través del Salterio. Sabemos que la vida no siempre es fácil. Ha habido muchos lamentos en este libro que describen el problema de los enemigos, la enfermedad, el pecado y la confusión. Sin embargo, a lo largo de los Salmos vemos la presencia estabilizadora de Dios. Él es quien nos creó, nos cuida, escucha nuestra oración y obra por nuestra salvación.

Es apropiado entonces recordar todo lo que Dios ha hecho y hará al final de este libro. De alguna manera, este final presagia el final de la Biblia en Apocalipsis. Después de todas las pruebas y tribulaciones por las que pasará el pueblo de Dios, Apocalipsis también termina con una conmovedora nota de alabanza: “¡Aleluya! Porque el Señor Dios Todopoderoso reina. ¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria!” (Apocalipsis 19:6–7).

  • Cuando alabamos a Dios hoy, no solo recordamos todo lo que ha hecho por nosotros en Cristo, sino que esperamos Su segunda venida cuando todas las cosas serán hechas nuevas. Apocalipsis nos recuerda: “¡Que todo lo que respira alabe al Señor!” (Apocalipsis 22:20). ¡Aleluya de verdad!

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Abril 30 Junio 1 >