This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

May email and web banners May email and web banners

Mientras viva

28 de mayo del 2022 | Salmo 146

Una de las obras corales más conocidas en el mundo occidental es el Mesías de Handel. Al principio de su historia, se desarrolló una curiosa costumbre. El público se ponía de pie para el “Coro Aleluya”, cantado al final del segundo movimiento. La tradición popular sostiene que esta práctica se originó durante el estreno en Londres cuando el rey Jorge II se puso de pie durante esta canción, lo que exigió que todos los demás también lo hicieran.

Los Salmos 146–150 comienzan y terminan con la frase hebrea “Aleluya”, traducida como “Alabado sea el Señor”. Se podría decir que estos últimos cinco salmos son el “Coro Aleluya” del Salterio. En la lectura de hoy, los versículos 2 y 3 demuestran una verdad importante. Después de declarar “alabaré al SEÑOR toda mi vida”, el salmista advierte a Israel que “no pongan su confianza en gente poderosa”. Aquí hay un gran contraste entre confiar en Dios, el Rey de reyes, y confiar en los gobernantes terrenales.

Cuando alabamos a Dios, nos ayuda a centrarnos y recordarnos dónde está nuestra verdadera esperanza. Nuestra lealtad no es principalmente a las cosas de este mundo. Somos un pueblo, “cuya esperanza está en el SEÑOR su Dios” (v. 5).

En la segunda mitad del salmo, el salmista relata varios atributos de Dios como razones para alabarlo. Nos recuerda que Dios se preocupa profundamente por los oprimidos, los pobres, los presos, los ciegos, los huérfanos y las viudas (vv. 7–9). Esto no solo nos recuerda cuán compasivo es Dios, sino que también nos sirve como modelo a seguir. Si Dios se preocupa por estas personas vulnerables, nosotros también deberíamos. Alabar a Dios debe inspirarnos a actos de compasión y misericordia.

  • ¡Se nos ha dado un modelo de compasión y misericordia en Jesús! El Hijo de Dios y Mesías de Israel pasó gran parte de Su vida predicando buenas nuevas a los pobres, alimentando a los hambrientos, sanando a los enfermos y mostrando compasión por los humildes (Lucas 4:16–21). ¿Cómo podemos seguir Sus pasos?

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Abril 30 Junio 1 >