This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

May email and web banners May email and web banners

Sentados y llorando

21 de mayo del 2022 | Salmo 137

En el 586 a.C., el ejército babilónico invadió Jerusalén y destruyó la ciudad y el templo. Se llevaron cautivas a muchas personas y las obligaron a exiliarse. La lectura de hoy ofrece un vistazo de cómo el pueblo de Dios respondió a su situación.

El Salmo 137 comienza con una descripción desgarradora: “Junto a los ríos de Babilonia nos sentábamos y llorábamos al acordarnos de Sión” (v. 1). Para empeorar las cosas, sus captores babilónicos se burlaron de ellos pidiéndoles que cantaran canciones que celebraban a Jerusalén (v. 3). Eran las personas que habían destruido la ciudad. Era el tipo de cosa que haría un matón para avergonzar a alguien más débil que ellos.

El pueblo reconoció que no se atrevía a cantar sobre Jerusalén, pero tampoco quería olvidarse de la ciudad (vv. 4–5). Entendieron que en el exilio probablemente sería más fácil si simplemente pudieran olvidarse de Jerusalén y asimilarse a la vida babilónica. Pero eso significaría darle la espalda a quienes eran y a la restauración prometida de Dios.

El salmo toma un giro oscuro en los versículos 7–9. El pueblo pide a Dios que se acuerde de las atrocidades que les hicieron los edomitas y babilonios y que no las deje impunes. El exilio de Israel se debió a su propio pecado y la infidelidad al pacto. Aun así, los babilonios y los edomitas fueron más allá de las exigencias de la justicia en su comportamiento hacia Israel (Lamentaciones 4:22; Ezequiel 35:15; Jeremías 50). En este lamento, el pueblo descarga su ira y frustración en Dios y le ruega que actúe. Al expresar sus sentimientos perturbadores hacia sus opresores, están entregando estos sentimientos a Dios.

  • Es bueno saber que cuando atravesamos momentos difíciles, podemos ser honestos con Dios en nuestras oraciones. Ten la seguridad de que Dios se preocupa por la justicia y un día corregirá todos los errores. Gracias a la muerte y resurrección de Cristo, también hay lugar para el perdón y la gracia incluso para nuestros enemigos si se vuelven a Él con arrepentimiento y fe.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Abril 30 Junio 1 >