This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

May email and web banners May email and web banners

Ciudad de paz

11 de mayo del 2022 | Salmo 122

Durante miles de años, judíos y cristianos han peregrinado a Jerusalén. Es fácil entender por qué. Jerusalén juega un papel central tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Es el lugar donde Abraham fue llamado para sacrificar a Isaac, donde David trajo el arca del pacto, donde se construyó el templo, donde Jesús fue crucificado y donde tuvo lugar Pentecostés. En el Antiguo Testamento era el lugar donde Dios escogió morar (Deuteronomio 12:4–5; Salmo 135:21).

Tres veces al año, los israelitas debían peregrinar a Jerusalén para adorar en el templo. Estos tiempos fueron un punto culminante en sus vidas, “Yo me alegro cuando me dicen: 'Vamos a la casa del SEÑOR’” (v.1). Llegar a estar cerca de la presencia del Señor era un privilegio y un gozo.

Parte de la razón del gozo de Israel fue la unidad que se logró al adorar juntos. David describe a Jerusalén como una ciudad donde “todos se congregan” (v. 3). Puede que eso nos suene a congestión urbana, pero para él era una imagen positiva. El pueblo de Dios se unió en Jerusalén para “alabar el nombre del SEÑOR” en obediencia a Su palabra (v. 4 LBLA).

El salmo termina con una oración por la paz. Este es una alusión a el nombre “Jerusalén”, que significa “ciudad de paz”. La paz en hebreo significa algo más que la ausencia de conflicto. Es un concepto rico que significa que las cosas son como deben ser. Nuestra relación con Dios, con los demás y con el mundo es como Dios la diseño. Es una oración por plenitud, abundancia e integridad.

  • ¿Estás anhelando una nueva infusión de esperanza? Este salmo anticipa el tiempo en que todas las cosas serán hechas nuevas. Estaremos en la misma presencia de Dios en la Nueva Jerusalén y no habrá “muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor” (Apocalipsis 21:4). Amén, Ven Señor Jesús.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Mayo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
< Abril 30 Junio 1 >