This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


Tamar: Más justa que yo

26 de marzo de 2021 | Génesis 38

Uno de mis profesores de escritura solía decir: “A veces, para contar bien una historia, es necesario contar dos”. A veces, dos narrativas colocadas una al lado de la otra, profundizan el impacto de cada historia individual. A primera vista, Génesis 38 se siente como una intrusión en la vida de José. En el capítulo 38, se nos narra la historia de Judá, quizás te preguntes ¿qué será de José? Nos enteramos de que el hermano de José, Judá, se casó y tuvo tres hijos. Pero tan pronto como Judá arregló para que su primer hijo Er se casara con Tamar, las cosas empezaron a complicarse. Debido a la iniquidad de Er, Dios le quitó la vida (v. 7). La ley del levirato dictaba que, si el esposo de una mujer moría, su hermano debía tener un hijo con ella para continuar la línea del hermano muerto. Cuando el segundo hijo de Judá, Onán, se negó a obedecer, Dios también lo mató (v. 10).

Qué momento tan doloroso debe haber sido en la vida de Judá. En respuesta a las instrucciones de Judá, Tamar vivió como viuda. Mucho tiempo después, Judá, cuya propia esposa había muerto, llegó a la ciudad. La ley del levirato hitita también estipulaba que cuando una viuda se casaba con el hermano de su difunto esposo y éste fallecía, debía casarse con su padre. En la superficie, puede parecer que Tamar estaba obedeciendo esta ley, pero sus acciones (disfrazándose de prostituta) continuaron el legado de engaño de su familia.

Cuando Tamar reveló su embarazo, Judá la condenó a muerte. Pero cuando ella reveló la culpabilidad de Judá, él reconoció su pecado, lo que inicia una transformación asombrosa. Este mismo Judá prometió mantener a Benjamín a salvo (Génesis 43:8–9). Este mismo Judá se ofreció a sí mismo en lugar de Benjamín (44:18–45:3). Este mismo Judá fue bendecido por Jacob con la línea real (49:8–12). Y este mismo Judá llevó, junto con Tamar, el linaje de Cristo (Mateo 1:3).

  • ¿Estás abierto a ver el pecado que puede existir en tu propia vida? Haz tiempo hoy para pasar en la presencia de Dios, pidiéndole que exponga cualquier pecado que necesite ser revelado.

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos