This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


Sara: Vivir lo imposible

10 de marzo de 2021 | Génesis 18:1–15

Mi hija de nueve años recuerda todo lo que digo—al menos cuando se trata de eventos divertidos o posibles golosinas. Debo tener mucho cuidado con la forma en que le comunico las posibilidades, para que no se malinterpreten como certezas. Es doloroso escuchar su decepción cuando dice: “¡Pero mamá, lo prometiste!” Las promesas son un contrato relacional importante, y las formas en que las cumplimos—o no—contribuyen en gran medida a generar o destruir la confianza. Como criaturas caídas, luchamos por cumplir las promesas que hacemos. Pero la confiabilidad es fundamental para el carácter de Dios.

Génesis 18 es un relato asombroso de una teofanía (una manifestación visible de Dios). También demuestra la relación de Dios después de la caída con sus hijos mientras continuaba buscándolos a pesar de su pecado. Tres “hombres” vinieron a visitar a Abraham y Sara, y basándonos en que Abraham se dirigió a él como “Señor” (“Adonaí”), deducimos que reconoció a uno de ellos como Dios. Inmediatamente, Abraham ordenó que preparara una fiesta. Durante la comida, los visitantes preguntaron: “¿Dónde está Sara, tu esposa?” (v. 9). Como seres divinos, habrían conocido su ubicación, por lo que no estaban pidiendo información. Más bien, estaban llevando la conversación al punto de su visita. En la siguiente línea, el visitante llamado “el SEÑOR” hizo la audaz promesa de que—dentro de un año—Sara tendría un hijo.

Sorprendentemente, en este caso, Abraham no expresó ninguna duda. Sara, sin embargo, se rio (v. 12). ¿Se rio de asombro? ¿Incredulidad? ¿Falta de fe? El pasaje no lo explica, incluso cuando el Señor cuestionó su motivo. Sin embargo, su risa resalta la ironía detrás del nombre de Isaac (“risa”). La pregunta sobre la risa de Sara también lleva a la pregunta retórica y culminante de la narración: “¿Acaso hay algo imposible para el SEÑOR?” (v.14). La palabra aquí para “imposible” indica un esfuerzo más allá de la capacidad humana. Y la respuesta a la pregunta es un “¡No!” Claramente implícito.

  • ¿Cómo recibes las promesas de Dios? ¿Te ríes con incredulidad? ¿De qué manera necesitas que te recuerden hoy que nada es demasiado difícil para el Señor?

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos