This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


Sara: Un Dios que provee

14 de marzo de 2021 | Génesis 22

Hace dos años, mi esposo sufrió un pequeño derrame cerebral. Por la provisión de Dios, se ha recuperado fuertemente, pero esta jornada puso a prueba nuestra fe de nuevas formas. Dios hace eso a veces. Quiere saber que solo él es suficiente. En Génesis 22, el mismo Dios perdurable que dio y preservó la vida, ahora “probó” a Abraham instruyéndole que sacrificara a su “único hijo”, a quien amaba.

Sí, Abraham tuvo otro hijo—Ismael. Pero Isaac era el único hijo de Abraham por medio de Sara, su único hijo del pacto. De múltiples maneras, este relato apunta hacia el propio sacrificio de Dios de su único hijo, Jesús. La fe de Abraham había madurado, por lo que respondió con determinación a este llamado: “Aquí estoy” (v. 1). Temprano a la mañana siguiente, siguió la orden. Durante tres largos días, Abraham e Isaac viajaron al lugar del sacrificio, dándole tiempo a Abraham para confirmar o abandonar su compromiso. Cuando se acercaron, Abraham les dijo a los sirvientes: “Quédense aquí. . . el muchacho y yo seguiremos adelante para adorar a Dios y luego regresaremos” (v. 5). El plural “el muchacho y yo” indica una fe segura, impulsada por el deseo de adorar solo a Dios.

Abraham colocó la madera sobre la espalda de Isaac, y el propio Isaac la llevó al altar—un presagio de Cristo y su cruz. En el camino, Isaac observó que no tenían cordero (v. 7). Una vez más, Abraham respondió con fe diciendo: “El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios” (v. 8). Y Dios proveyó. Justo a tiempo.

Cuando Isaac estaba tendido en el altar y Abraham tomó su cuchillo, Dios intervino. “No pongas tu mano sobre el muchacho”, dijo Dios, “Ahora sé que temes a Dios” (v. 12). Aquí Dios reveló otro propósito para esta prueba. Sí, fortaleció la fe de Abraham, le enseñó a Isaac sobre la obediencia y mostró a los lectores el sacrificio de un padre. Pero Dios también logró algo. “Ahora sé que temes a Dios” (v. 12).

  • El llamado de Dios a menudo es un desafío y puede poner a prueba nuestra fe. ¿Qué motiva nuestra obediencia? ¿Son los tesoros que esperamos obtener del otro lado? ¿O es suficiente Dios mismo?

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos