This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Raquel: Testigo del cambio

23 de marzo de 2021 | Génesis 33

Ningún testimonio de salvación podría ser más dramático que el de Nicky Cruz, exlíder pandillero de la ciudad de Nueva York, quien fue persuadido por un predicador rural y el amor de Jesucristo. El Espíritu Santo cambió a Cruz de un violento matón callejero a un franco evangelista.

En Génesis 33, Raquel ve una transformación similar dramática en la vida de su esposo. Jacob había luchado toda la noche con “un hombre” (Génesis 32:22–31). Este fue un momento crucial para Jacob, donde vio a Dios “cara a cara” (32:30). Al amanecer, Jacob vio a Esaú— acompañado por 400 hombres. ¡Observa la respuesta de Jacob al acercamiento de Esaú! No se escapó, no planeó un ataque ni organizó una defensa (como era típico de él). En cambio, simplemente dividió a sus hijos entre sus madres para su protección.

Jacob se adelantó y se postró en tierra ante Esaú. Sorprendentemente, Esaú corrió hacia Jacob con los brazos abiertos, y los dos hermanos distanciados se abrazaron y lloraron (33:4). Inmediatamente, Esaú pidió conocer a la familia de Jacob, así que Jacob los presentó, atribuyendo todas sus bendiciones a la gracia de Dios. Más tarde, cuando Esaú quiso devolver los regalos de Jacob, Jacob insistió que Esaú debería guardarlos porque: “. . . Dios ha sido muy bueno conmigo, y tengo más de lo que necesito” (v. 11). Después de esta increíble reunión, Esaú propuso viajar juntos a Seír, pero Jacob prefirió separarse.

El capítulo concluye con Jacob y Raquel llegando sanos y salvos a Siquén en Canaán, que era la Tierra Prometida. Era un lugar estratégico para la agricultura y un importante cruce de caminos para el transporte. Cuando Jacob compró esta tierra y plantó su tienda, el pacto de Dios continuó cumpliéndose (v. 19). Aquí Jacob construyó un altar—su primer altar, identificándose con el Dios de su padre. Este era su Dios ahora. Llamó al altar El Elohé Israel (o “poderoso es el Dios de Israel”), usando y poseyendo su nuevo nombre dado por Dios.

  • ¡Qué transformación! De conspirador sin vergüenza, intrigante y egoísta a generoso adorador que glorifica a Dios. Pero realmente, ¿no es esa la transformación que también hemos disfrutado? Da gracias a Dios por la transformación que ha realizado en ti.

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos