This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


Raquel: Atrapado, no enseñado

22 de marzo de 2021 | Génesis 31

Mi papá era un hombre tranquilo. Su parálisis cerebral le dificultaba el habla. En consecuencia, la mayor parte de lo que aprendí de él lo aprendí a través de la observación. Absorbí algunas de sus fortalezas y algunas de sus debilidades. De él aprendí tenacidad y timidez, disciplina y el evadir—ninguna de las cuales me enseñó abiertamente. El carácter de un padre influye en sus hijos.

En Génesis 31, los hijos de Labán se sintieron resentidos por la fortuna de Jacob. La tensión entre los hogares aumentó tanto que Jacob contempló mudarse. Sin embargo, la tensión relacional no fue la única motivación. Dios le dijo a Jacob que regresara a la tierra de sus padres (v. 3). Jacob les dijo a Raquel y Lea otra frustración. Labán lo había engañado repetidamente (v. 7). Solo a través de la gracia de Dios había prosperado Jacob. Raquel y Lea respondieron con sus propias quejas. El dote que Labán debería haber ahorrado para ellas ya no existía. “Pero haz ahora todo lo que Dios te ha ordenado”, dijeron (v. 16).

Entonces, Raquel robó los dioses de Labán y la familia huyó. Cuando Labán los persiguió y los atrapó, Dios le dijo: “¡Cuidado con amenazar a Jacob!” (v. 24). Haciendo caso omiso de la advertencia de Dios, Labán lanzó una acusación cuádruple contra Jacob, incluida una pregunta sobre los dioses robados. Cuando se le preguntó, Raquel mintió, diciendo que no podía ponerse de pie porque era “esa” época del mes (v. 35). A su vez, Jacob relató sus propios veinte años de maltrato por parte de Labán.

Los hombres finalmente hicieron una tregua llamada Mizpa (v. 49). Aunque suena como una bendición amistosa, “Que el SEÑOR nos vigile cuando ya estemos lejos el uno del otro” (v. 49), originalmente fue una advertencia y una declaración de desconfianza.

  • ¿No es preocupante cómo el engaño, la desconfianza y la manipulación se extendieron por toda esta familia elegida de Dios? Transmitimos a nuestros hijos nuestros buenos y malos rasgos—sin siquiera intentarlo. En última instancia, nuestros hijos aprenden mucho más de cómo nos ven vivir que de cualquier “lección” que pueda pasar por nuestros labios.

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos