This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Miriam: Providencia persistente

28 de marzo de 2021 | Éxodo 2:1–10

Nuestra historia de adopción está llena de momentos en los que Dios claramente coordinó el tiempo. El ejemplo más obvio es que las adopciones de nuestros hijos se finalizaron exactamente el mismo día. Un viaje de tres años a través del sistema de crianza de Chicago y un proceso de seis años a través del Centro de Asuntos de Adopción de China—ambos terminaron el 26 de marzo de 2012.

Podemos animarnos al recordar que Dios está involucrado en los detalles de nuestras vidas. En Éxodo 2, conocemos a Miriam. Sus padres eran de la tribu de Levi, que proporcionó liderazgo espiritual al pueblo de Dios. Vivían en Egipto, bajo la mano opresiva de un faraón que ordenó que todos los bebés varones hebreos fueran arrojados al Nilo. La madre de Miriam, Jocabed, tuvo un bebé “hermoso” (es decir, excepcional). Después de tres meses de esconder al bebé, se vio obligada a tomar medidas drásticas para mantenerlo con vida. Ella construyó un bote pequeño (un “tebah”, la misma palabra hebrea que se usa para el arca de Noé).

El bebé Moisés estaba escondido en el “tebah” siempre que había peligro. Ese día, la joven Miriam estaba cerca cuando la hija del faraón vino a bañarse en el Nilo y vio la canasta entre los juncos. Cuando sus doncellas lo recuperaron, el bebé estaba llorando. Quizás sus gritos habían atraído la atención de la princesa—otra indicación de la providencia. El corazón de la princesa se ablandó y Miriam se puso en acción. Sabia más allá de su edad, preguntó: “¿Quiere usted que vaya y llame a una nodriza hebrea?” (v. 7). La princesa respondió: “Ve a llamarla”.

Jocabed debió sentir conmoción, miedo, alivio y alegría cuando Miriam compartió la noticia. Moisés se criaría como miembro de la realeza con una educación excepcional manteniendo una conexión con su familia biológica y su herencia. Claramente, la mano de Dios estuvo sobre todo este plan.

  • Reflexiona sobre la providencia de Dios en tu vida. ¿Dónde ha alineado circunstancias en tu vida? ¿Dónde te ha dado valor y presencia de ánimo? ¿Cuándo ha realizado su plan en tu vida en maneras tanto de gozo como de dolor?

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos