This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Miriam: Competir por el liderazgo

30 de marzo de 2021 | Números 12:1–8

A veces, todos experimentamos envidia—resentimiento por la bendición o el éxito de otros. Pero la envidia puede ser particularmente dañina cuando dejamos que divida al pueblo de Dios. En Números 11, los israelitas habían estado vagando por el desierto durante dos años y estaban frustrados. Afirmaron que se les trataba mejor en Egipto e incluso se quejaron del maná que Dios les proveía (11:1–6). ¡Querían carne! Finalmente, Dios envió codornices—más de las que podían comer (11:31–34). Pero debido a su continuo descontento, Dios también envió una plaga.

Poco tiempo después, Miriam y Aarón comenzaron a hablar contra Moisés (12:1). La queja superficial era que Moisés había tomado una esposa cusita. Sin embargo, el verdadero problema eran los celos. “¿Acaso no ha hablado el SEÑOR con otro que no sea Moisés?” ellos preguntaron. “¿No nos ha hablado también a nosotros?” (v. 2). Este trío de hermanos estaba siendo separado por la envidia y la competencia. El uso del verbo femenino singular en el versículo 1 implica a Miriam como la persona clave. Aarón siguió su ejemplo. El versículo 2 termina con una ominosa declaración de la omnisciencia de Dios: “Y el SEÑOR oyó sus murmuraciones”.

En el versículo 3 se nos dice que Moisés respondió a estas acusaciones con “humildad”. Pero Dios—en una manera muy paternal—llamó a los tres hermanos a la tienda de reunión para conversar. Miriam debe haber estado temblando en sus sandalias cuando el Señor apareció en una columna de nube (v. 6). Aarón siendo sacerdote, normalmente se le habría permitido la entrada. Pero en este día, Dios los detuvo a todos en la puerta—una clara señal de disgusto divino. Desde la nube, Dios habló. Se centró en la fidelidad y singularidad de Moisés. Dios se comunicó más directamente con Moisés que con cualquier otro profeta.

  • De este pasaje, podemos tomar un desafío y una recomendación. Primero, debemos protegernos de la envidia. Sácalo temprano antes de que eche raíces. Y segundo, debemos luchar por la distinción que ganó Moisés: un siervo humilde y fiel del Señor.

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos