This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Eva: Sembrar cizaña

3 de marzo de 2021 | Génesis 3:1–7

En las películas, el villano a menudo se acerca al son de música siniestra. En Génesis 3, la serpiente llegó sin fanfarrias. No se da ninguna explicación de su entrada. Era un “animal salvaje” cuya presencia aparentemente se esperaba, y Eva no pareció alarmada en lo más mínimo.

Pero esta serpiente era “astuta” (v. 1). Esta palabra hebrea puede tener una connotación positiva o negativa. En el libro de Proverbios, se considera un antídoto para la ingenuidad. Sin embargo, está claro que aquí se pretende una connotación negativa, ya que la serpiente comenzó inmediatamente a desmantelar el orden creativo de Dios. La serpiente le pidió a Eva que articulara el mandato de Dios en sus propias palabras. Pero cuando ella explicó el mandato de Dios, se desvió de su verdadera instrucción. Añadió a las restricciones de Dios (“... ni lo toquen...” v. 3). Luego, tergiversó la consecuencia (“… o morirán”). La verdadera declaración de Dios fue “ciertamente morirás”, y la serpiente sacaría provecho de esta diferencia (Génesis 2:17).

La serpiente le dijo a Eva: “Ciertamente no morirán” (v.4 NBLA). Nota que no negó la pena. Más bien, la hizo menos inminente. Continuó arrojando dudas al concentrarse en el resultado positivo que daba a entender (v. 5). Dios sabía que el árbol era una buena búsqueda. ¿Por qué retendría lo mejor? Eva miró el árbol con ojos nuevos. Ella vio la fruta como hermosa y beneficiosa, así que comió. Compartió un poco con Adam, y él sin dudarlo comió. Inmediatamente, se les abrieron los ojos (v. 7). Recibieron el conocimiento que buscaban, pero no fue un entendimiento agradable. En cambio, se llenaron de vergüenza. Su desnudez, que antes experimentaban en inocencia, ahora los impulsaba a cubrirse.

  • ¿El tentador ha usado tácticas similares contigo? Quizás sugirió: “Las consecuencias no serán tan malas como Dios dice que serán. Este comportamiento conduce a algo bueno. Dios te oculta algo.” ¿Cómo te has escondido en respuesta a la vergüenza? ¿Construyes muros de ira? ¿Pones una fachada de perfección? ¿Huyes de Dios?

 

 

POR KELLI WORRALL

   

Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
< Febrero 28 Abril 1 >

Radio Moody Entre Amigos