This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Banners March, Radio Moody 2022, TITW-Spanish Banners March, Radio Moody 2022, TITW-Spanish

Débora: Dios al frente 

6 de marzo del 2022 | Jueces 4:11–24        

La batalla entre los israelitas y los cananeos sucedió exactamente como Débora profetizó que sucedería. Barac y Débora se mudaron con su ejército de 10,000. Su oponente Sísara reunió sus 900 carros de hierro y todos sus hombres para rechazarlos.

Entonces Débora le dio a Barac la señal de “¡Adelante!” Ciertamente, este fue un momento dramático ya que ambos lados cargaron hacia adelante con la esperanza de que su fuerza ganara la batalla. Pero Dios estaba tomando las decisiones. Tanto Débora como el autor proclaman Su control: “Este es el día en que el SEÑOR entregará a Sísara en tus manos. ¿Acaso no marcha el SEÑOR al frente de tu ejército?” (v. 14). “Ante el avance de Barac, el Señor desbarató a Sísara a filo de espada, con todos sus carros y su ejército” (v. 15).

Lo que sucede a continuación es sorprendente y un final apropiado para el conflicto. Sísara se escapó y trató de esconderse en la tienda de Heber, pensando que eran amigos. Pero la esposa de Héber, Jael, tenía un plan. Ella invitó a Sísara a entrar e, irónicamente, le dijo que no tuviera miedo. Luego lo cubrió, como para esconderlo. Sísara pidió un trago de agua, pero Jael le ofreció leche, tal vez para animarlo a dormir. Tan pronto como se durmió, Jael le atravesó la sien con una estaca de la tienda.

Cuando finalmente llegó Barac, Jael le mostró lo que había hecho. Y así se cumplió la profecía de Débora de Jueces 4:9. El honor y la gloria de esta victoria fueron para una mujer, y ni siquiera para Débora, como podríamos haber imaginado.

Antes de darle la gloria a Jael, el autor nos recuerda — nuevamente, en el versículo 23 — que realmente es Dios quien tuvo la victoria sobre el rey cananeo. Fue Dios quien se preocupó por Su pueblo. Siempre es Dios quien tiene el poder supremo.

  • Esta sigue siendo una verdad notablemente relevante para nosotros hoy. En medio de nuestros problemas globales, nacionales y personales, podemos aferrarnos a la verdad de que solo Dios tiene el poder. Mirémoslo a Él, por encima de todos los demás, en busca de protección, consuelo, sabiduría y cuidado.

 

Kelli Worrall

 

 

 

POR KELLI WORRALL

 
      Kelli Worrall es profesora de comunicación y catedrática en el departamento de Música, Artes y Medios del Instituto Bíblico Moody. Es autora de dos libros, uno junto a su esposo Peter. Es graduada de Cedarville University (BA), con estudios de postgrado enTrinity Evangelical Divinity School (MRE) y Roosevelt University (MFA). Ella y su esposo son conferencistas regulares en eventos y retiros. Viven en el noroeste de Illinois con sus dos hijos.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Marzo | Hoy en la palabra

D L M M J V S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
< Febrero 28