This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

June web Banners 2021 June web Banners 2021

¡Levántate, oh, Dios!

2 de Junio del 2021 | Salmos 74

¿Cómo es nuestra relación con Dios cuando estamos profundamente heridos? Según el Instituto Nacional de Salud, un trauma puede afectar “lo que creemos acerca de el futuro a través de la pérdida de la esperanza”. Israel había pasado por un trauma importante. Sus ciudades habían sido saqueadas, parte de su población había sido exiliada y el Templo había sido destruido.

En respuesta, el salmista comienza con una serie de preguntas: “¿Por qué, oh Dios, nos has rechazado para siempre? ” (v. 1). Le recuerda a Dios que los había redimido de la esclavitud (v. 2). Dios su Pastor protegería y proveería (v. 1). El salmista lleva a Dios a recorrer el templo. Él describe cómo los enemigos entraron como leñadores, derribaron columnas, luego incendiaron y profanaron el santuario (vv. 4–8). ¿No es el templo donde habitaba Dios? ¿Hizo Dios lo correcto mudándose a una casa para luego permitir que la incendiaran? El problema para el salmista no era tanto que Dios hubiera juzgado a Israel. Más bien, su ansiedad nacía de la idea que ese juicio fuera para siempre.

Añadiendo al tormento estaba el hecho de que Dios estaba silencioso. Había dejado de hablar por medio de Sus profetas (v. 9). Nadie sabía cuánto duraría así. En este punto, el salmista da un paso atrás y se recuerda a sí mismo que “Tu oh Dios, eres mi rey desde tiempos antiguos; tú traes salvación sobre la tierra” (v. 12). Sabía que Dios es capaz de redimir a Israel. A su mente llegan imágenes de la Creación y del Éxodo para celebrar el poder de Dios (vv. 13–17). Si Dios puede aplastar las cabezas del Leviatán, seguramente podría satisfacer las necesidades de Israel. El Salmo termina con siete imperativos pidiendo a Dios que recuerde a Su pueblo (vv. 18–23). Aún no hubo respuesta.

  • A menudo podemos estar en una posición de espera ante Dios. Pero este Salmo muestra que nuestra espera no necesita ser pasiva. Puede llenarse de lamento, oración y de memorias lo que Dios ha hecho en el pasado, como un paso hacia la esperanza en el futuro.

 

 

 

 

POR RYAN COOK

 
     
Ryan Cook es profesor asociado de Antiguo Testamento y Hebreo en Moody Theological Seminary. Ha trabajado en el campo de la educación cristiana y fue pastor en Michigan durante siete años. Ryan, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.
 


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Junio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
< Mayo 31 Julio >1