This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra

Una mina escondida

9 de Junio del 2022 | 2 Samuel 12:1–1

Les enseño a mis alumnos que las parábolas de la Biblia son como minas escondidas en la tierra. No sabes de qué se trata sino hasta el final, y generalmente se trata de ti. Cuando descubres el verdadero significado de una parábola, puede cambiar tu vida. En 2 Samuel 11, el rey David estaba acostumbrado a estar a cargo. Como gobernante, no le respondía a nadie . . . excepto al Señor. En la lectura de hoy, Dios envió al profeta Natán para reprender a David usando una mina escondida (2 Samuel 12:11).

La parábola de Natán sobre el cordero habría apelado a la educación pastoral de David, así como a sus responsabilidades autoritarias (vv. 1–4). Su reacción para que “el rico” devolviera lo que había perdido varias veces estaba de acuerdo con la ley (Éxodo 22:1). Sin embargo, Natán levanta el telón de su parábola y le anuncia a David: “¡Tú eres ese hombre!” (2 Samuel 12:7).

Natán le recuerda a David las bendiciones del Señor y le hace una pregunta inquisitiva: “¿Por qué, entonces, despreciaste la palabra del Señor haciendo lo que le desagrada?” (v. 9). El Comentario Bíblico Moody: Antiguo Testamento dice: “Despreciar al Señor sugiere despreciar y faltar el respeto a Su Palabra”. A menudo olvidamos que cuando pecamos demostramos odio hacia Dios.

David final y correctamente confesó su pecado (v. 13). Bajo la Ley del Antiguo Testamento, el pecado de David contra Urías justificaba la pena de muerte. Tal vez eso es lo que pensó que se merecía. Pero Natán le dijo a David: “El SEÑOR ha perdonado ya tu pecado, y no morirás” (v. 13). Reconocer nuestro pecado es difícil. Es mucho más fácil culpar a los demás o, como David, ocultarlo. A veces nos convencemos de que nuestras acciones son justificables, pero siempre somos responsables ante el Señor.

  • Hazte la misma pregunta que Natán le hizo a David en el versículo nueve. No diluyas lo que has hecho ni inventes excusas. En cambio, vuélvete a Dios y pídele perdón. ¡Sólo Él puede quitar nuestro pecado! (v. 13).

 

 

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

 
      El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Junio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Mayo 31