This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra

Hallar la sanidad

18 de Junio del 2022 | Marcos 2:1–12

Hace unos años, mientras jugaba fútbol americano con unos estudiantes, olvidé que ya no tenía veinte años. Me lancé en busca de un pase, fallé y me rompí algunas costillas. Durante varias semanas fue insoportable dormir, reír o moverse. Mi rutina normal diaria se volvió dolorosa. Eventualmente, mis costillas sanaron y volví a mi estado normal, pero aprendí dos lecciones valiosas: (1) no soy tan joven como creo y (2) las lesiones físicas pueden ser debilitantes.

En el texto de hoy, leemos sobre el hombre paralítico que fue llevado a Jesús por sus amigos de una manera poco ortodoxa. En Capernaum, muy posiblemente en la casa de Pedro, una escalera exterior conducía a un techo plano de barro y paja. Los amigos del paralítico no podían entrar en la casa llena de gente, así que subieron la escalera, hicieron un agujero en el techo y bajaron con cuidado a su amigo (vv. 1–4). ¡Qué determinación! Nada se interpondría en su camino para poner a su amigo lisiado frente a Jesús. Ni una multitud, ni un techo, nada.

Sin embargo, las primeras palabras de Jesús no fueron lo que buscaban (v. 5). El hombre había ido para ser sanado físicamente, no para ser perdonado de sus pecados. No obstante, Jesús les estaba enseñando una lección poderosa. Había venido al mundo para ser más que un sanador físico. Él había venido a sanar a la gente de sus pecados.

Este es uno de los muchos casos en los que los maestros de la ley se enfadaron con Jesús y Sus afirmaciones divinas (vv. 6–7). Pero Jesús estaba en una misión. No solo estaba sanando sus cuerpos sino salvando sus almas. Vino como el Hijo de Dios y el Hijo del Hombre para perdonar los pecados y ofrecer salvación.

  • Tendemos a centrarnos en nuestras dolencias físicas, pero no hay nada más imposible que el perdón de los pecados. Jesús es el único que tiene el poder de perdonarnos. ¡Ríndele tu vida a Él y míralo hacer un milagro!

 

 

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

 
      El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Junio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Mayo 31