This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra TITW-Spanish, Radio Moody espanol, Banners Graphics, Junio 2022, Hoy en la palabra

La confesión de David

10 de Junio del 2022 | Salmos 51:1–19

Sabemos que debemos presentarnos ante Dios para confesar nuestro pecado y pedir Su perdón. Pero ¿alguna vez te has preguntado cómo es la confesión verdadera y el arrepentimiento? ¿Es suficiente simplemente decir “lo siento”?

El texto de hoy es extraordinario porque echamos un vistazo a los pensamientos de David después de que el profeta Natán lo confrontara de su pecado con Betsabé y contra Urías. David comienza su confesión reconociendo su pecado personal (vv. 1–6). Luego apela a la misericordia de Dios (vv. 7–13) y concluye con acción y gratitud (vv. 14–19).

Identificar y reconocer nuestro pecado contra Dios es el primer paso. David no niega su pecado, pero también afirma que su pecado principal fue contra el Señor (v. 4). Como resultado de la Caída, todos somos pecadores desde el nacimiento. Por naturaleza, descuidamos a Dios, cediendo a nuestros deseos egoístas (vv. 5–6). David reconoció la severidad de su naturaleza pecaminosa y expresó su deseo de cambiar.

Suplicó perdón y comenzó con una petición de ser limpiado con hisopo (v. 7). En el Antiguo Testamento, las ramas de hisopo se usaban para aplicar la sangre de un cordero sobre los postes de las puertas antes de la Pascua (Éxodo 12:22), se usaban en limpiezas ceremoniales (Levítico 14:4–7), así como en ofrendas (Números 19:6). La petición de David simbolizó su necesidad de limpieza espiritual. Además, le rogó al Señor que creara en él un corazón puro y una renovación de un espíritu inquebrantable que estuviera en línea con la voluntad y los caminos de Dios (v. 10).

Finalmente, David deseaba poner en acción su nueva vida por el bien de los demás. Su nuevo anhelo era usar su pecado perdonado para enseñar a otros acerca de Dios. El perdón del Señor le dio una razón para alabar a Dios por el resto de su vida, y hace lo mismo por ti y por mí también (v. 15).

  • Pasa tiempo en confesión hoy. Mientras lo haces, vuelva a leer la oración de David y personalízala para que se ajuste a tu situación. Pídele al Señor perdón y un corazón renovado.

 

 

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

 
      El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.  


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Junio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
< Mayo 31