This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Cordero inmaculado

22 de Julio del 2021 | Levítico 4:32–35

¿Alguna vez has usado una camisa blanca nueva solo para estropearla con una mancha accidental de comida? Incluso cuando haces todo lo posible para eliminar la marca ofensiva, la camiseta ya no tiene la misma apariencia impecable. La mancha es todo lo que ves. En el Antiguo Testamento, los animales que se llevaban al templo para el sacrificio eran juzgados por su apariencia. Solo un animal inmaculado era considerado digno.

La descripción de hoy de la ofrenda por el pecado destaca tres principios clave detrás de los sacrificios del Antiguo Testamento. Primero, el animal a sacrificar tenía que ser perfecto, sin defecto (v. 32). Esto reflejaba la pureza del corazón o las intenciones del adorador. Si venían con animales ciegos, cojos o enfermos, estaban faltándole el respeto e insultando al Señor en lugar de adorarlo (Malaquías 1:8). ¿Pensaron que Él no se daría cuenta?

En segundo lugar, el animal debía ser sacrificado o matado en el lugar del adorador, es decir, se aplicaba un principio sustitutivo (v. 33). Por eso la gente ponía sus manos sobre el animal, identificándose con él y admitiendo su pecaminosidad. Todos han pecado y la muerte es la justa pena por el pecado. El animal moría en el lugar de una persona para simbolizar la justicia del perdón de Dios. No se había limitado a renunciar a la penalización. Alguien tenía que morir; los animales eran “sustitutos” hasta la venida de Cristo (1 Pedro 1:18–19).

En tercer lugar, la expiación por el pecado requería un sacrificio de sangre (vv. 34–35). “Sin derramamiento de sangre no hay perdón” (Hebreos 9:22). Hebreos nos enseña que Jesucristo es el cumplimiento perfecto del sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Murió por nosotros para que nuestro pecado quede cubierto. Cristo no solo es el Pastor perfecto, Él fue el Sacrificio perfecto.

  • La próxima vez que frotes una mancha rebelde, da gracias a Dios por el tremendo regalo de Su Hijo, Jesucristo. Gracias a este regalo, tus pecados serán lavados para siempre. La justicia de Cristo nos ha redimido de una vez por todas.

 

Brad Baurein

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Julio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
< Junio 30 Agosto > 1