This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Hoy en la palabra Hoy en la palabra

Pastores y gigantes

2 de Julio del 2021 | 1 Samuel 17

El primer pastor de las Escrituras, Abel, también fue la primera víctima de asesinato (ver Génesis 4). En los primeros cinco libros del Antiguo Testamento, ser pastor era una ocupación común. Nos encontramos con Jacob, cuyos rebaños Dios bendijo grandemente (Génesis 31:4–9). Moisés estaba cuidando ovejas en Madián cuando Dios lo encontró en la zarza ardiente (Éxodo 3). Pero el pastor bíblico más famoso fue el rey David, quien cuidaba de los rebaños de su familia (Salmos 78:70–72).

Las habilidades que David aprendió mientras pastoreaba lo ayudaron a enfrentarse al gigante Goliat. Como el hijo menor, estaba encargado de cuidar las ovejas (v. 15) y hacer encargos. Cuando llegó al campamento del ejército israelita con pan y queso para sus hermanos, se sintió consternado al escuchar el desafío de desprecio de Goliat. El nombre de Dios estaba siendo empañado por los jactanciosos insultos del enemigo, así como por la cobardía y la falta de fe de los israelitas. Sin embargo, cuando preguntó acerca de la situación, su hermano Eliab se burló enojado de él como un pastorcillo irrelevante (v. 28).

No obstante, David se ofreció como voluntario para enfrentarse a Goliat. Le dijo al rey Saúl que, como pastor, tenía experiencia en proteger al rebaño de osos y leones (vv. 34–37). Su honda era un arma seria (ver Jueces 20:16). Las piedras que recogió del arroyo no eran las que se representan en las ilustraciones de la Escuela Dominical (v. 40). Cada piedra era del tamaño de una pelota de tenis y pesaba alrededor de 9 onzas. ¡Los usuarios expertos podían lanzarlas a velocidades de hasta 100-150 millas por hora!

Sin embargo, la fe de David no estaba en sus armas ni en sus habilidades, sino en Dios. “La batalla es del SEÑOR”, proclamó (vv. 45–47). Luego derribó al gigante y le cortó la cabeza con su propia espada. ¡Los israelitas se animaron, siguieron su ejemplo y ganaron la batalla!

  • Enfrentar los problemas y desafíos con nuestras propias fuerzas es una receta para el desastre. Al igual que David, debemos enfrentar cualquier desafío que traiga cada día con el grito: “La batalla es del Señor”.

 

Brad Baurein

 

 

 

POR BRAD BAURAIN

 
      El Dr. Brad Baurain ha trabajado como escritor y editor de Today in the Word desde 1993. Actualmente, se desempeña como profesor asociado y director del programa TESOL en Moody Bible Institute. Brad tiene el privilegio único de tener un título de cuatro universidades diferentes (incluida Moody). También ha enseñado en China, Vietnam, Estados Unidos y Canadá. Brad y su esposa, Julia, tienen cuatro hijos y residen en Munster, Indiana.  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Julio | Hoy en la palabra

D L M M J V S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
< Junio 30 Agosto > 1