This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


La piedra de tropiezo divina

16 de febrero de 2021 | Romanos 9:1–33

En algún momento, todos los padres han escuchado a sus hijos decir la frase: “Déjame hacerlo por mí mismo”. La determinación de hacer algo por nosotros mismos es una etapa necesaria en nuestro desarrollo humano. Pero en el ámbito espiritual, esa actitud puede ser algo problemática. Aquellos que se oponían al evangelio de la gracia, que Pablo predicaba, querían reemplazarlo con un evangelio donde la salvación dependía del esfuerzo humano. También objetaban la afirmación del apóstol de que Dios había aceptado a los gentiles a través de Cristo, sin exigirles que observaran a cabalidad la ley de Moisés.

Este mensaje de gracia fue una piedra de tropiezo para los judíos que no podían entender cómo Dios podía aceptar a los gentiles que no observaban la ley de Moisés, algo que ellos habían debido hacer por generaciones. La respuesta de Pablo fue doble. Primero, señaló que la palabra del Dios a Israel no había fracasado (v. 6). El rechazo de Jesús como su Mesías era evidencia de que “no todos los que descienden de Israel son Israel” (v. 6). Dios no nos acepta por nuestra herencia religiosa, familia o grupo étnico. En última instancia, podemos rastrear nuestra aceptación por parte de Dios hasta llegar a Dios mismo. Le pertenecemos a Él porque Él nos ha mostrado misericordia (v. 14).

Pablo nos compara con una masa de arcilla blanda que responde al toque maestro del alfarero. Dios nos moldea y dice lo que debemos hacer (vv. 19-21). El texto deja en claro que Dios es la fuente suprema de salvación. Él es su actor y ejecutor principal. Aquellos que tratan de salvarse a sí mismos tropiezan inevitablemente con el hecho de que Dios acepta la fe de aquellos que “no buscaban la justicia” (v. 30). La única forma que tienen de ser salvo es alejarse de sus propios esfuerzos y confiar exclusivamente en Jesucristo.

  • ¿Estás cansado de “hacerlo todo por ti mismo”? Solo hay un camino viable hacia la justicia divina. Es el camino de la misericordia que Dios muestra en Jesucristo. Deja de esforzarte en tus propios logros y pon tu fe en Jesús. El que cree en Él, nunca será defraudado (v. 33).

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

   

El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Done ahora a TITW


Febrero | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28            
< Enero 31 Marzo 1 >

Radio Moody Entre Amigos