This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.


La otra ley

13 de febrero de 2021 | Romanos 7:15–35

Muchos de los que luchan contra la adicción encuentran ayuda en el llamado programa de “doce pasos”. Desarrollado inicialmente por Alcohólicos Anónimos, los pasos comienzan pidiendo a cada participante que admita su impotencia de dominar su adicción y que su vida, a causa de esa adicción, se han vuelto ingobernable. La clave para librarnos de la esclavitud de una adicción radica en reconocer que no tenemos el control sobre ella.

Si queremos vencer el pecado, debemos llegar a un entendimiento similar de nuestro problema. Debemos admitir que, a pesar de nuestro deseo de hacer el bien, “en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita” (v. 18). Incluso cuando estamos de acuerdo con la ley de Dios y queremos obedecer, descubrimos que “hay otra ley” (v. 23) en acción. Esta es “la ley del pecado” (v. 23). Los inquebrantables impulsos de nuestra naturaleza humana crean un problema insuperable para aquellos que esperan ser justificados por sus propios méritos. No es suficiente afirmar la norma moral de Dios y tener la intención de obedecer todos Sus mandamientos. A pesar de nuestro intención y búsqueda de Dios, con nuestro más sincero deseo de hacer lo correcto, descubriremos que esa ley del pecado siempre actúa en nuestra contra.

¿Te desespera la idea de este pasaje? Esa es justamente la intención de Pablo. Pero el apóstol no nos deja sin esperanza. Si todo lo que podemos hacer es confiar en nuestro propio esfuerzo, podríamos terminar con el clamor desesperado de Pablo en el versículo 24: “¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?” En cambio, Pablo concluye dando gracias a Dios en el versículo 25 señalando la solución que Dios mismo provee: “¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!”

  • Si no fuera por la gracia de Dios, lo mejor que podríamos esperar es servir a Dios en teoría y continuar siendo esclavos del pecado en la práctica. Como los adictos, recibiremos la ayuda de Dios cuando admitamos nuestra indefensión e incapacidad. ¡Entrega tu vida a Jesucristo ahora mismo!

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

   

El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Done ahora a TITW


Febrero | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28            
< Enero 31 Marzo 1 >

Radio Moody Entre Amigos