This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

El poder de uno

10 de febrero de 2021 | Romanos 5:12–21

Antes de que existieran las imágenes digitales, los negativos fotográficos eran comunes. Un negativo es una imagen en la que las áreas claras se invierten para aparecer oscuras y las áreas oscuras se muestran claras. Crea un espejo opuesto de la fotografía, y de ahí su nombre “negativo”.

La lectura de hoy describe la relación entre Jesús y Adán. Puede resultar útil pensar en ellos como un negativo fotográfico. Cuando Pablo se refiere a Adán como la “figura de aquel había de venir” (v. 14), implica que podemos entender mejor a Jesús si miramos a Adán. Como Adán era el representante de la humanidad, cuando pecó, todos pecaron (v. 12). El pecado y la muerte contaminaron a la raza humana a través de Adán. Por el pecado de uno, todos se convirtieron en pecadores. Asimismo, mediante la obediencia de uno (Jesús), todos podemos ser declarados justos.

Pero la obediencia y la muerte de Jesús hicieron mucho más que simplemente igualar el pecado original de Adán. El sacrificio de Jesús superó lo que se necesitaba. Es decir, el regalo resultante no era como la transgresión: “Pues, si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos!” (v. 15). Si Dios tenía la intención de ofrecer la justicia como un regalo a través de Jesucristo, ¿por qué dio la ley? Pablo nos dice en el versículo 20: “La ley intervino para que aumentara la transgresión”. Dios usó la ley para echar luz y manifestar el pecado humano y mostrarnos claramente nuestra necesidad de la gracia de Dios. Pablo describe la ley como un asistente de la gracia, una ayuda que revela nuestra culpa y nuestra necesidad de justicia separada de la ley (Romanos 3:21).

  • Si estás tomando notas sobre nuestro estudio de Romanos, agrega los términos “ley” y “gracia” a tu lista de definiciones. La ley revela nuestra culpa y nuestra necesidad de justicia (Romanos 3:21). La gracia se ve en el regalo de la justicia de Dios, que se te ofrece gratuitamente a través de Jesucristo.

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

   

El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Done ahora a TITW


Febrero | Hoy en la palabra

             
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28            
< Enero 31 Marzo 1 >

Radio Moody Entre Amigos