This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW- Spanish, Hoy en la Palabra. TITW- Spanish, Hoy en la Palabra.

Ambición espiritual

7 de febrero del 2022 | Filipenses 2:1–4

William Carey, misionero pionero en la India, dijo: “Espera grandes cosas de Dios, intenta grandes cosas para Dios”. La frase clave en la segunda mitad de este dicho es “para Dios”. A veces, nuestras ambiciones espirituales se centran más en nosotros mismos que en Dios. En el capítulo anterior (ver el 4 de febrero), Pablo advirtió que algunos de los que predicaban a Cristo estaban motivados por la envidia y la rivalidad (Filipenses 1:15). En el pasaje de hoy, Pablo describe una mejor manera: debemos valorar a los demás por encima de nosotros mismos (2:3).

Esto no significa que debamos pensar mal de nosotros mismos. En cambio, debemos mostrar a los demás el tipo de preocupación amorosa que Jesucristo demostró hacia nosotros. En el versículo 1, Pablo enumera cuatro motivaciones para hacer esto: 1) el estímulo que surge de nuestra unión con Cristo, 2) el consuelo de Su amor, 3) nuestra experiencia mutua del Espíritu y 4) el afecto y la simpatía unos por otros que es una extensión del amor de Cristo por nosotros.

El énfasis de Pablo en nuestra experiencia compartida de Cristo indica que su enfoque está en las relaciones en la iglesia. El mandamiento de valorar a los demás por encima de nosotros ciertamente tiene implicaciones para nuestro trato con los que están fuera de la iglesia. Pero si no podemos mostrar amor a otros creyentes, es poco probable que lo hagamos por los incrédulos. Pablo llama a esto humildad: la disciplina de cultivar un interés en los demás (v. 4). La práctica diaria de la humildad comienza con pequeñas cosas. Pídele a otros que compartan sobre ellos mismos. Invita a otros a ir primero. Deja que otros tengan la última palabra. Ora por los demás y por ti mismo.

  • “No imagines que si conoces a un hombre realmente humilde será lo que la mayoría de la gente llama 'humilde' hoy en día: no será una especie de persona grasosa, aduladora, que siempre te está diciendo que, por supuesto, no es nadie”, Observó C. S. Lewis. “Probablemente todo lo que pensarás de él es que parecía un tipo alegre e inteligente que se interesó mucho en lo que le dijiste”.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Febrero | Hoy en la palabra

D L M M J V S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          
< Enero 31 Marzo 1>