This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

TITW- Spanish, Hoy en la Palabra. TITW- Spanish, Hoy en la Palabra.

Ciudadanos del cielo

20 de febrero del 2022 | Filipenses 3:20–21

Aquellos que se convierten en ciudadanos naturalizados en los Estados Unidos no están obligados a renunciar a su ciudadanía en su país de origen. Disfrutan del privilegio y las responsabilidades correspondientes de la doble ciudadanía.

Los cristianos también poseen una especie de doble ciudadanía. Podemos tener una identidad nacional basada en nuestro país de origen o una herencia étnica que nos da un sentido de quiénes somos. Pero debido a que hemos estado unidos a Cristo por la fe, nuestra identidad principal ahora es celestial. Somos ciudadanos del cielo porque tenemos una expectativa celestial, “donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo”, quien regresará un día para regresar y establecer Su reino en la tierra (v. 20). Independientemente de las otras etiquetas que podamos reclamar, nuestra lealtad principal es Él. Es más, las Escrituras nos dicen que ya hemos comenzado a disfrutar de los beneficios de nuestra ciudadanía en ese reino y que algún día los experimentaremos en plenitud (Colosenses 1:12–13).

En este lado de la segunda venida, experimentamos el reino de Cristo “mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas” (Filipenses 3:21). Dios demuestra Su gobierno transformándonos a través de Su Espíritu. Como dice Romanos 14:17, el reino es una cuestión de “justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. La experiencia del poder transformador de Dios en hoy en día anticipa un cambio significativo que tendrá lugar en la era venidera. Cristo “transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso” (v. 21). El evangelio no solo es un mensaje de perdón, sino también de transformación. La gran esperanza de la vida cristiana es que un día “seremos semejantes a él” (1 Juan 3:2).

  • ¿Qué significa vivir como ciudadano del reino? Según 1 Juan 3:3, “Todo el que tiene esta esperanza en Cristo se purifica a sí mismo, así como él es puro”.

 

John Koessler

 

 

 

POR EL DR. JOHN KOESSLER

 
      El Dr. John Koessler, fue profesor emérito del Instituto Bíblico Moody, en el departamento de Teología Aplicada y Ministerio Eclesial. John y su esposa, Jane, viven en el estado de Michigan. Escritor prolífico, los libros del Dr. Koessler incluyen Dangerous Virtues: How to Follow Jesus When Evil Masquerades as Good (Moody Publishers), The Radical Pursuit of Rest (InterVarsity), The Surprising Grace of Disappointment (Moody) y True Discipleship (Moody). John es también uno de los editores y columnistas de Today in the Word  

‚Äč


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Dona ahora a TITW


Febrero | Hoy en la palabra

D L M M J V S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          
< Enero 31 Marzo 1>