This site uses cookies to provide you with more responsive and personalized service and to collect certain information about your use of the site.  You can change your cookie settings through your browser.  If you continue without changing your settings, you agree to our use of cookies.  See our Privacy Policy for more information.

Print.Print
Print Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print
Print.Print
Print

Tesoros en el cielo

28 de enero de 2021 | Mateo 6:19–24

En el siglo XVIII, el conocido predicador John Wesley predicó un sermón instando a los creyentes a ganar todo lo que puedas, ahorrar todo lo que puedas y dar todo lo que puedas. Predicó: “En manos de los hijos de Dios, el dinero es alimento para los hambrientos, ropa para los desnudos y refugio para los extranjeros. Con dinero podemos cuidar de las viudas y los huérfanos, defender a los oprimidos, satisfacer las necesidades de los que están enfermos o con dolor”. Las palabras y acciones de Wesley son una ilustración de las enseñanzas de Jesús en Mateo 6.

Cuando se trata de dinero y riqueza, Jesús les dijo a sus oyentes que miraran hacia el futuro. A primera vista, podría parecer que Jesús estaba argumentando en los versículos 19–20 que la razón por la que debían acumular sus tesoros en el cielo era que no había roedores que pudieran destruirlos. Ese no era el verdadero problema. Para Jesús, el meollo del asunto está en la actitud que alberga el corazón humano. De hecho, nos dice: “Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (v. 21).

Jesús luego usó el ejemplo de una lámpara para ilustrar cómo los ojos son el camino hacia el corazón. La gente fija su corazón en dónde está su tesoro y fija sus ojos en lo que anhela. Así como una enfermedad ocular no diagnosticada puede obligarnos a tener una visión borrosa, o incluso a cegarnos, la lujuria desenfrenada por las posesiones terrenales nubla nuestro caminar espiritual con el Señor.

Jesús concluye esta idea en el versículo 24 explicando que nadie puede servir a dos amos. Es imposible. Durante la década de 1990 hubiera sido impensable que alguien trabajara para Bill Gates en Microsoft y para Steve Job en Apple Co. Cada uno exigía total lealtad y devoción. Así es el caso tanto de Dios como del dinero. ¿A cuál servimos?

  • ¿Cómo honras a Dios con tus finanzas? ¿Cómo puedes acumular más tesoros en el cielo y menos aquí en la tierra? Finalmente, ¿a quién elegirás para servir: a Dios o al dinero?

 

 

POR EL DR. CHRIS RAPPAZINI

   

El Dr. Chris Rappazini es profesor asociado y director de los programas de licenciatura y postgrado en Estudios Pastorales del Instituto Bíblico Moody y del Seminario Teológico Moody. Es el vicepresidente de la Sociedad Evangélica de Homilética. Con anterioridad, fue ministro asociado para la predicación y enseñanza de Southside Christian Church en Spokane, Washington. Chris, su esposa Ashley y sus tres hijos residen en el noroeste de Indiana.


Today in the Word (en inglés)

Encuentra más recursos en inglés. Today in the Word te proporciona herramientas que te ayudarán a profundizar en tu estudio de las Escrituras.

Done ahora a TITW


Enero | Hoy en la palabra

             
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
  Febrero 1>

Radio Moody Entre Amigos